TIEMPOS ESTOS

julio 18, 2014

Son tiempos extraños los que estamos viviendo, tiempos confusos y enredados; tiempos polarizados, de extremos, de odios ventilados y destilados en cada red social; tiempos  de trolls y anónimos famosos, tiempos de memes, de burlas, de selfies, de snapchats, de relaciones casuales basadas en tindr, de felices cumpleaños escritos en el “wall” del “face”, de enterarse de nacimientos y muertes, de compromisos, bautizos, matrimonios y divorcios por ese mismo medio. Son tiempos de la pérdida del pudor, de la intimidad; tiempos de la sobre-exposición, de la búsqueda de los likes y RTs infinitos, de los fan pages, de los contenidos colaborativos. Son tiempos de acercamientos globales, de distancias inexistentes. Son tiempos de la bulla atronadora, de las imágenes continuas infinitas, son tiempos de la estridencia, de las luces de neón, del barullo, del desorden.

Son tiempos de soledad extrema.

A veces tengo la seguridad que estamos perdiendo nuestra humanidad, que los “ceros y unos” en forma de letras, iconitos y fotos reflejados en una pantalla han reemplazado el contacto humano, que ahora se trata de darle sentimientos a un e-mail, que nos expresamos con incandescencia vía Skype, que una imagen en la pantalla pretende ser cálida e íntima, que nos expresamos valiente, abierta y honestamente dentro de la segura distancia y del anonimato que nos provee la web.

Que hambrientos estamos de una mano en el hombro, de una palmada en silencio, de una caricia repentina, de una palabra de amigo dicha cerca mientras te abraza y contiene tu llanto. Que lejos quedaron las visitas repentinas, las noches entre chelas, una guitarra, unas voces desafinadas pero dueños de muchas canciones que hacen mas corta la vigilia. Que urgidos estamos del contacto real, del sexo en vivo, del beso profundo, del sudor mezclado, del entrelace cancino, de la “cucharita”, del amanecer juntos.

Cuanta necesidad hay de mirarse a los ojos en persona, de compartir almuerzos que se conviertan en cenas que se conviertan en piscos que se conviertan en amaneceres; cuanta necesidad hay de callarse, de encontrar el silencio, de desconectarse, de apagar. Que lejos tenemos la capacidad de escucha, que poca empatía entregamos a los otros, cuanto nos cuesta decir mirando a los ojos.

Es una paradoja que en el mundo de la plena interconexión estemos tan desconectados el uno del otro. Cuanto dolor encontramos en los ojos rojos de los demás las pocas veces que sacamos la mirada del celulartabletlaptop. Cuanta muerte solitaria mientras nos encontramos rodeados de todos.

No se si mis abrazos sean útiles ya, si mis besos tengan espacio o mis conversaciones escuchadores; no se si tenemos camino de retorno, si aun hay vuelta atrás; cada vez nuestra colectividad es mas individual, cada segundo mas enajenados y distantes, mas remotos, mas separados creyendo a pie juntillas la promesa de oropel de unión infinita que la WWW nos grita.

Y cada quien sentado zombie frente a su ordenador, tecleando sobre la felicidad, sobre vidas perfectas, sobre protestas justas, sobre nuevas ideas y mientras tanto muriendo por dentro por eso que ansiamos y no llega, por esa invitación que nos permita tomarnos de la mano solamente para sentir el calor que las teclas no nos dan.

Me desconecto.

Adeu…

 

 

 

 

QUE POCO IMPORTA

junio 28, 2014

Cuando me toque decir adiós, como lo diré

que palabras brotarán de mi boca y cuales no podré decir/

siempre regresan estas noches largas y solitarias en donde no me acompaña ni un trago misericordioso

en donde me refugio, bajo que cielo doy rienda sueltas a mis preguntas, quien acogerá las lágrimas que nunca vierto/

serás tu quien me consuele o

será mi hombro en donde se apoye tu cabeza para esconder tu llanto/

aves negras cruzan el cielo gris

mis ojos no las siguen mas/

inundado de preguntas

al final que pocas respuestas importan realmente/

las sonrisas huyen presurosas

y no hago el esfuerzo mínimo por alcanzarlas

que se vayan, igual no las necesito/

como será mirarte de nuevo

recordaré lo que eras o

descubriré que hace mucho te fuiste y ya no estas mas

que solo me queda el espejismo creado por la distancia/

todo se aleja

todo se acerca

o soy yo el que se mueve en vaiven

que poco importa

me quedo con mis preguntas

métanse al culo sus respuestas

 

 

SOBRE LA UNION CIVIL

junio 18, 2014

Con la muerte del proyecto de Unión Civil y la “aprobación” del proyecto de Unión Solidaria no solamente pierde la comunidad LGTB; si bien es cierto, que dicha comunidad es la parte mas visible y quienes directamente mas han perdido, creo que en el fondo perdemos todos.

Digo esto considerando que lo se ha hecho es instaurar un estado teocrático, en donde las creencias religiosas y dogmas de fe, junto con los miedos, poca preparación, amarres y taras de los congresistas, han pasado a tomar las decisiones legislativas del país; se ha dejado de lado la lógica, el conocimiento técnico y el sentido común; los congresistas han abdicado de su inteligencia (muy cuestionable por cierto) para seguir los designios marcados por el, tan lamentable, prelado de la ICAR; para subrayar que con ello terminan “empoderando” a dicho sujeto en sus envalentonamientos anti-progreso.

Una vez mas queda demostrado que el nivel congresal es paupérrimo, que su conocimiento de los temas trascendentales para el país no pasa de lo que ven en las secciones de farándula de los medios de comunicación; una vez mas tuvieron la posibilidad de hacer historia, pero se cagaron de miedo ante el poder del púlpito. 

No solamente tenemos que aguantar su accionar dudoso, sus blindajes, repartijas y faltas éticas, sino que ahora tenemos que aguantar su estrechez de mente y miedo religioso.

Pensar pues, que estamos representados por Martha Chavez, el pastor Rosas o Humberto Lay solamente me da escalofríos y ganas de pedirles que se vayan.

Hoy me queda claro que dos de las mayores taras de este país son la ICAR y el Congreso.

Me desconecto.

Adeu…

CADA MUERTE AJENA

mayo 30, 2014

Cada muerte ajena es una pequeña muerte mía

cada muerte ajena soy yo acercándome

cada muerte ajena es una vacío nuevo

cada muerte ajena es una alarma mas [de esas que no harás caso]

cada muerte ajena es un abrazo menos, un beso menos, una sonrisa menos, es menos

cada muerte ajena es un espacio en blanco

cada muerte ajena es una linea interrumpida

cada muerte ajena no es ajena en absoluto

cada muerte ajena es propia

cada muerte ajena soy yo mirándome morir

YO PISARE SANTIAGO NUEVAMENTE

abril 13, 2014

Y un día regresé, aunque por otro motivo.

Luego de varios años volví a Santiago, quizás la ciudad fuera de mi país donde mas veces he ido; ciudad que aprendí a conocer, sentir y querer. Ciudad de amigos. Hay mucho que aprender de Santiago, su orden, su respeto, su silencio, la recuperación de espacios para beneficio de todos, el control del trafico, el metro y muchas otras cosas; todo esto nos lleva a entender porque el festival Lollapalooza se lleva a cabo en dicha ciudad y no en nuestra ciudad.

Tratare de ser breve en el resumen de los puntos altos, y hay varios; lo primero es la salida del aeropuerto, moderna, simple, rápida, con una carretera hecha para avanzar y llegar en un tiempo moderado a la ciudad: luego tenemos los accesos hacia las instalaciones del festival, fácil, te subes al metro y llegas, unos cuantos paraderos y ya estás, accesos de primera; el recinto, parque O’ Higgins, grande, controlable, espacioso, justamente lo que se presta para albergar a las miles de personas que se dieron cita para este evento (nuevamente una lastima no contar con el espacio original de la Feria del Hogar), para que estar cómodos; la organización fue impecable, la entrada al evento sin mayores inconvenientes, rápido y sencillo; la verdad no tengo quejas graves solo algunas. Tuve la suerte te estar en el VIP y el primer día si hubo un problema con el sistema que daba los tickets para la comida y tragos; se formaron colas que duraron hasta una hora y media; al día siguiente habían solucionado todo y fluyó de una manera estupenda. Hablando del VIP, realmente sensacional, un espacio maravilloso dentro del parque, lleno de arboles y sombra (consideren que estábamos a 30+ grados), con agua y gaseosas a discreción, algo de cervezas y Jack Daniels de manera muy controlada (en la zona general no se vendía alcohol), comida, lugares para sentarse y descansar pero lo mas importante, lugar para dejar las cosas.

En relación con el festival propiamente, vale la pena ir, de verdad lo vale, es una buena oportunidad de ver a muchos grupos buenos sin tener que esperar años para hacerlo, la selección es variada y eso te da muchas posibilidades; pero hay que estar preparados para caminar mucho, para estar parados mucho rato y sufrir el castigo del sol. Vale la pena la experiencia. Hay que armar bien el set que quieres escuchar, un problema es que a veces dos buenas bandas se cruzan y se hace imposible estar en todo, como una lección de vida, las elecciones son importantes.

En cuanto a los grupos estuvo bien en general, con algunas actuaciones estupendas y otras sencillamente decepcionantes. Arrancaré por lo que me gustó: Arcade Fire realmente preparó un show para el evento, se elevaron sobre los demás, Lorde estuvo impresionante; Capital Cities, Imagine Dragons, Portugal the Man, Lucybell, Vampire Weekend, Johnny Marr, Phoenix, Café Tacuba estuvieron muy bien, valió la pena el sol o el frío para verlos. Medianamente mala Ellie Goulding, canta bien, pero la percepción que me dio fue la de la cantante que sale en esa película “Letra y Musica” una estrellita pop arrogante con poses semi místicas. Decepción absoluta con RHCP la verdad parecían una banda amateur, desafinados, asincrónicos, sin voz, 4 amigos en drogas tocando en su garaje. Julian Casablancas, otros desastre, experimental dicen, yo digo que intoxicado con todo, fuera de si, con un sonido a televisor malogrado, con la ecualización malísima, nada rescatable, al menos los RHCP tenían algunos éxitos en el bolsillo. Solo pude disfrutar una de NIN y fue justamente Hurt, una emoción escucharla de ellos, pero sigo pensando que la versión de Johnny Cash es insuperable; tampoco pude escuchar a Soundgarden, por un tema de cansancio y regreso en el metro (quizás se deba coordinar mejor el cierre del metro con el cierre del último concierto). Me perdí algunos a los que me hubiese gustado ir Jovanotti, Pixies y Wailers. Tampoco fui a ninguno de los electrónicos.

El saldo es mas que positivo, el saldo es generoso en todo sentido. Algunas ideas para quienes quieran ir a futuro, i) verifiquen el clima y lleven ropa acorde, ii) lleven gorra y protector solar, iii) busquen un alojamiento cercano al metro y si puede ser un apart mejor, iv) calculen que todo en Santiago cuesta 20-30% mas, v) si pueden comprar VIP háganlo, recontra vale la pena, v) lleven zapatillas muy cómodas, vi) vean el line up y escojan con calma sus artistas para que no esten corriendo de un lado a otro sin ver nada. Creo que eso es todo. Luego hablaré solo de Santiago.

Me desconecto.

Adeu…

CAFE DEL MAL O DEL COMERCIO DE LA FELICIDAD

marzo 16, 2014

No fue un viernes común, o quizás si, desde algún otro punto de vista. Por esos avatares de la vida terminé cediendo para ir a Café del Mar, si, esa discoteca icónica ubicada en los antiguos arenales del boulevard del balneario de Asia; si arenal, que ahora se sienta parte de un “mall” es una novedad, la verdad es que el famoso boulevard no era mas que una serie de estructuras levantadas sobre arena en un terreno baldío.  En fin, regresando al relato; llegamos temprano, claro un concepto como temprano siempre es relativo; y aún no había mucha gente, nos sorprendimos un poco pero por otro lado pensamos que mejor así para poder estar cómodos, sobre todo considerando los comentarios respecto a la cantidad de gente que hacen que esta exclusiva discoteca parezca un vehículo de transporte público en hora punta (incluyendo sonidos y olores).

Estaba yo en medio de mi segundo vodkita cuando de la nada se inicio el primer episodio de este mundo paralelo en el que me/nos vimos sumergidos. Estaba mirando al puerta (mas bien la entrada por que el ingreso es una “L”) cuando entró una chica en cortísimo vestido de licra, con pliegues, de un color rojo sangre salvaje. Llegó autosuficiente y apretada(ísima), dando pasos largos y rectos de “catwalk” como quien participa en Peruvian Next Top Model, pasos que eran dados con unas piernas que serían la envidia de cualquier futbolista local, piernas que se desbordaban y ponían a prueba la resistencia del vestido, y antes de dar el último paso de entrada a la zona del bar hizo ese movimiento con la cabeza (ese que las mujeres hacen para sentirse ricas) en el cual el hiper lacio pelo (tintado en rubio) se bate en el aire de un lado al otro en sensacional revoleo (como comercial de Sedal)  y con el cual te hacen saber que ya llegaron y debes mirarla. La verdad, debo decir que solo podía ver las piernas y sorprenderme de que las leyes de la física permitieran que ese vestido no explotara (un aplauso también para el fabricante).

Estaba recuperándome de esta impresión, cuando la cosa siguió avanzando (o descendiendo, debería decir) y minutos después llego un grupo de chicas (iba a decir manada de lobas, pero ellas, luego de que avance la noche ellas no serian las merecedoras de este epíteto) que ingresaron con el fin de ser las mas divertidas, las mas felices, las mas escandalosas (tampoco lo lograron, la manada real les ganó); entraron en grupo, pegadas unas a otras, con esas risas escandalosas/contenidas que denotan falsa felicidad, los ojos mirando de costadito para ver si se notó su entrada (si chicas, se notó y no para bien) y vestidas con unos shorts que hacían parecer el cortísimo vestido rojo como uniforme de colegio de monjas.

Para hacer breve esta parte; la discoteca se fue llenando de chicas estratosféricamente felices, milimétricamente apretadas y de media nalga al aire; todas aspirantes a bailarinas de alguna banda de moda o, como mejor opción, a cazar una marido; a su paso iban impregnando el aire de una mezcla tóxica de perfumes almizcleros. La fauna circundante me hacia dudar de la “exclusividad” del local. Este tipo de puesta en escena la había visto antes pero en locales de giro diferente, no menos entretenidos, pero diferentes.

Luego de dar una vuelta por el local, salimos hacia la pista de baile, nos acomodamos entre la barra y un “box” privado, lo que nos dio el dudoso privilegio de observar lo que ahí pasaba con bastante libertad.

Lo primero a observar fue una manada de chicas uber felices, de esas que llevan impreso ese sello invisible que grita que ellas no estaban ahí por amor al sujeto que paga las cuentas; aunque en este caso hablamos de un grupo de sujetos, 2 extranjeros y otros 3 o 4 locales. Era una fiesta aparte, un desenfreno que solamente encontraba su límite en la falta de alcohol ; pero me queda claro que, a la velocidad en que lo consumían esa situación se iba a remediar pronto. El champagne, con cerecita dentro de la copa, fluía como si fuera gratis, las chicas lo disfrutaban mucho, sus risas, requiebres corporales y grititos fatuos lo dejaban muy claro.

Debo aplaudir la habilidad de estas chicas para mantener entretenidos a los pagantes (literalmente pagantes), para sostener el alto ritmo de la diversión y felicidad; el modo en que utilizan su cuerpo como una campaña de marketing permanente, como arma de conquista; cada quiebre engreído al ritmo de la música tiene un propósito y busca un efecto en la cabeza de sus estupidizados anfitriones; y cuando eso no es suficiente entonces el contacto físico es lo que se impone. Nunca mejor aplicada esa vieja sentencia que dice “boquita come, potito paga”. En cada bajón de energía en el interés hacia ellas, un breve baile tipo “perreo” en el cual rozaban sus “4 letras” contra la “no pensante” era todo lo que se necesitaba para que la sangre del pagante vuelva a circular con fuerza y sus ojos no se despeguen de las invitantes grupas, anticipando una noche de placer que lo mas probable es que sólo quede en promesa.

Este “modus operandi”, simple pero tremendamente efectivo, estaba regado por varios lugares de la discoteca, a la vista y paciencia de todos; no hay víctimas, todos juegan su papel, todo ese grupo sabe a lo que va, ellas y ellos; acá no hay aprovechamiento de la ingenuidad de nadie, es, no encuentro mejor manera de describirlo, una transacción comercial pura y dura (no tan pura pero dura de todas maneras); acá no hay derecho a queja o reclamo, no hay lágrimas (pero si drama), y si la noche es generosa, todos saldrán ganando, porque cada quien, al amanecer tendrá lo que fue a buscar; algunas un par de “selfies” en la disco donde demuestran que la pasaron chévere en el lugar de moda, para envidia de las amigas, y que con ello están en todas, y los otros una noche de placer sin compromiso, pero quizás no sin consecuencias.

Todos tienen derecho a divertirse, dicen, algun@s a partir del dinero del que gozan, otr@s a partir de las gracias que la genética y el gym les dieron. Cierro como el viejo programa de televisión la Serie Rosa, “… que la noche les sea propicia”

Me desconecto.

Adeu…

DE PALOMAS Y GUERRAS

febrero 27, 2014

Algunos saben que he estado envuelto en una épicas guerra con una paloma invasora, la cual había definido que el pequeño patio que tengo en el depa como su “cagatorium” personal(?).

Durante días encontraba sus generosas deposiciones en cada espacio, inclusive algunos que claramente hablaban de la poca sensación de peligro que dicho animalejo tenía por un humano como yo; bueno, el punto es que hace unos días, finalmente, nos encontramos cara a cara, ella parada en la mitad de camino de la baranda de la escalera caracol que lleva o trae del techo y yo saliendo al patiecito en disputa, durante unos segundos nos miramos directo a los ojos; y la maldita me dio miedo (debo reconocerlo); pero, como debía luchar por la posesión territorial hice lo que es normal(?) en estos casos, solté un fuerte un “shu shu”, esperando que ella saliera espantada, siempre me habían dicho, “no les tengas miedo tu a los animalitos ellos tienen mas miedo”; pues bueno, claramente esta paloma no había escuchado eso por que se quedo parada en el mismo lugar con la mirada de mayor desprecio que he soportado en mi vida.

Ante esto, recurrí a lo primero q se me ocurrió, gritar a voz en cuello mientras movía los brazos en forma de molino y buscaba un polo para hacer mas aterradora mi presencia, y les digo que funcionó por que finalmente la paloma displicentemente se arrancó a volar, no sin antes dejar su opinión respecto a mi performance como guardián.

Honestamente, pensé que luego de ese encuentro la paloma había quedado curada, que sus incursiones habían llegado a su fin y la posesión irrestricta del patiecito quedaba en mi poder; bueno, me equivoqué , pasaron dos días para que vuelva a encontrar la opinión de la paloma regada por todo el piso, ante tal descubrimiento grité “esto es una guerra declarada” perdiendo el temple, y ante lo cual pase a definir mi estrategia defensiva.

No se me ocurrió mejor idea que utilizar una estrategia de la 1ra Guerra Mundial, los dirigibles; así que coloqué estratégicamente varias bolsas infladas en varios lugares de la escalera caracol buscando dos efectos, ruido y ocupar espacio, “ah dije, con esto soy invencible y ella no será capaz de sortear esto” con la estúpida sonrisa de la superioridad evidente de la inteligencia humana; lamentablemente, como a los ingleses, al día siguiente descubrí mis defensas burladas y manchadas en deshonor. Mi desesperación crecía hacia un nivel de violencia inesperado que se estaba abriendo paso por sobre la razón.

Fui mas cuidadoso, volví a colocar mis defensas áreas, de hecho las multipliqué y con esa media seguridad salí de casa a ganarme el pan de cada día. Esa noche pasé invicto, no habían novedades en el frente de batalla y empezaba a recuperar la confianza perdida, empecé a sentirme ganador. Pero no fue sino el viernes previo a la tormenta.

El sábado abrí los ojos con ánimo de triunfo, esperando que cuando saliera a mi patiecito todo estuviera tal como lo dejé por la noche, la confianza rebosaba mi copa. Me levanté y sin mas caminé decidido a la zona en disputa y grande fue mi sorpresa cuando vi que estaba convertido en, lo que puedo describir como, un cagadero de vacas gordas y rebosantes. La ira llenó mi corazón, lamento reconocerlo pero fue así, solo quería destruir a esa rata voladora, a ese mierdero emplumado; creo que por primera vez en mi existencia estaba dispuesto y deseoso de matar. Pero no quedo ahí, cuando estaba en plena catarsis y el grito estaba por estallar en mi garganta siento un aleteo, leve, y entonces presto mas atención para descubrir que dicho aleteo se producía dentro de mi casa, dentro de MI casa!!, así que entre para comprobar si verdad y no una alucinación producto del fastidio y el estrés post traumático.

No lo era, ahí estaba la maldita; altiva, detenida sobre el televisor empotrado a la pared, ahí estaba ella, tranquila y desafiante. Yo miraba, la miraba y no podía creerlo, por unos segundo no supe que hacer pero luego fui inundado por el deseo poderoso de retorcerle el cuello sin misericordia; así que, rápidamente fui por una escoba y una toalla como armas de defensa y ataque contra la invasora sin saber muy bien como debía proceder pero decidido a presentar lucha valiente y directa, como la que da el patrón de la estancia, el señor del feudo.

Y me dispuse a la lucha.

Me acerqué con cautela mientras ella me seguía mirando de lado (sobrada encima la maldita), una mano alzada con la toalla y en la otra el palo de escoba en posición de defensa; la idea era tirarle la toalla encima y capturarla,  usar el palo solo en caso de ataque directo de su parte; paso a paso cerraba la distancia, mientras nos mirábamos sin pestañear, y de la nada BUMMMM un salto hacia adelante con velocidad elefantiásica, la toalla lanzada con torpe precisión sobre su emplumado cuerpo; ella en hábil maniobra defensiva/ofensiva se lanzó hacia mi, yo esquivé sus garras con la agilidad del ninja gordo que soy, al tiempo que levantaba el palo y abanicaba al aire con fuerza contra la esquiva invasora/agresora tratando de asestar un mortal golpe; revoloteamos por unos segundos en la sala/comedor de la casa y de ahí, la pausa. Mi respiración era agitada y corta; ella estaba con algunas plumas desordenadas y ahora en la cocina, lo sabía por el ruido del aleteo aunqueno podía ubicar su posición.

Recuperé el aliento y el valor, así que me dispuse a averiguar su posición; entré con calma y sigiloso, mirando todo como si fuera un apache. Por unos minutos no pude escuchar nada, ni ubicarla, pensé que había huido por la ventana y me relajé; casi de inmediato recordé que esa ventana tiene rejas y es imposible salir, así que mi cuerpo se tensó nuevamente y presté mas atención; algunos ruidos la delataron y la encontré semi-atrapada entre la pared y el horno microondas – esta es mi oportunidad pensé – y nuevamente le lance la toalla que la cubrió pero cuando me acerqué para tomarla ella hizo una llave de lucha libre y logro librarse de mi opresión volando hacia los gabinetes superiores, en su huida logre asestar suaves golpes que no hicieron mayor daño pero si asustaron – y cuando digo asustaron estoy seguro que a ella y convencido que a mi -.

Se refugio en una esquina superior y ahí finalmente pude acorralarla entre la toalla (ahora entiendo a los gladiadores y sus redes de pescar), la pared y unas cajas; durante unos largos segundos luchó y con bastante ánimo debo decir y estuvo por escapar nuevamente, pero esta vez pude mas y ahí estaba inmovilizada; y yo, sintiendo el valor rugir en mis venas, me sentía parte de Band of Brothers, era uno de los 13 de la Isla del Gallo, el gran lugarteniente de Napoleón derrotando a Austria, el macho uber alfa (de mi edificio al menos), todo eso y mas, claro hasta el nuevo aleteo de este enviado del demonio, momento en el cual regrese a mi estado natural y a resolver el problema entre manos (o toallas debería decir), que mierda hacer con el prisionero de guerra. Luego de pensarlo mucho, y como no podía ser de otra forma tome la decisión que debía ser tomada para acabar de manera definitiva del problema; llame al guardián del edificio y le pedí que por favor se hiciera cargo del asuntito con alas, justito como don Corleone hacia con Luca Brasi; “peace of mind” que le dicen.

En menos de un minuto este gran guardián del universo (y ahora de mi patiecito) subió al mueble, removió la toalla, tomo a la paloma entre sus manos, bajo y se despidió; yo con cara de imbécil tratando de esconder la de cobardía, pero bueno como no había ni publico ni cámaras nadie nunca lo sabrá (#lalala?). 

El resultado es un patio extremadamente limpio, sin ataques diarreicos o aleteos perturbadores; pero no puedo negar que todos los días entro al patio esperando encontrar una cagada (literalmente hablando) para iniciar nuevamente la épica defensa de mi propiedad, reverdecer mi marchita gloria y lanzarme a la aventura de ser mejor que una paloma de ventana (o de patio). Hoy debo reconocer que extraño al enemigo.

Nos leemos.

Adeu…

BREVE MANUAL PARA EVITAR LA SOLEDAD

enero 31, 2014

Para sobrevivir la soledad hay que saber engañarla, dejar que pase por los costados, por arriba, por abajo, no importa que la forma no sea elegante o tenga poca gracia, lo importante es nunca pararse al frente de ella, jamas verla a los ojos con la estúpida idea de interpretar lo que se esconde detrás de ellos; lo importante es nunca citarla como hace un torero con su bestial enemigo, lo importante es siempre estar dispuesto a retroceder un poco mas y si es necesario a correr.

Para sobrevivir a la soledad hay que saber lanzarse al burladero rápido y con agilidad, buscando la protección de los muros de mentira que sentimos que nos protegen.

Para evitar la soledad hay que tener hambre, pero de verdad, hay que dejar que el sonido de las tripas sea quien distraiga a la cabeza; hay que buscar problemas serios, de esos que nos hacen luchar cada día por sobrevivir, por lograr una bocanada mas de aire, por mantenernos a flote; para ello, uno está en la obligación de enfrascarse en todas las peleas que pueda porque las heridas físicas siempre serán menos dolorosas que la soledad instalada en los huesos.

Para evitar la soledad hay que renunciar a los recuerdos, ya que intentar revivir aquello que ya nos dejó, las felicidades o tristezas, solamente hacen menos fácil la vida presente. También tienes que renunciar a vivir mucho en el futuro, aislarse por anticipado en los dolores que no llegan, tampoco nos lleva a nada. Para evitar la soledad, debes crear recuerdos para luego olvidarlos; tienes que hacer planes para luego encajonarlos.

Para evitar la soledad hay que dejar que te duelan los huevos u ovarios, nada te hace acercarte a los demás como las ganas viscerales de aparearte, nada te vuelve mas social e inclusivo, sin discurso político; hay que convertirse en un animal alerta, en un sigiloso cazador de oportunidades, de señales, de ilusiones, de mentiras; no importa si las crees o las fabricas, lo que se valora es la capacidad para vivir en ellas haciéndolas tuyas.  

Para evitar la soledad no se le puede huir al dolor, por el contrario uno debe ser un maestro para inflingirlo, a uno y a los demás, nada te hace sentir mas vivo que, conscientemente, poner la vida en peligro.

Para evitar la soledad hay que evadirse de uno mismo, ennegrecer la diáfana claridad de este sol idiota, entorpecer el entendimiento de las cosas, apagar las percepciones, dejar de valorar el entorno para solamente aceptarlo y fluir con él en cada caso necesario. Nada facilita mas la felicidad que la idiotez.

Para evitar la soledad, hay que saber esconderse en la multitud, evitar destacar siguiendo la estúpida idea moderna de la individualidad; uno debe convertirse en un ser convencional, social, gremial, grupal, hay que formar parte de lo que sea que te de un sentido de pertenencia, aunque sea falso; siempre es mejor reír de dos.

Para evitar la soledad, hay que esconderse del llanto y la tristeza como si fueran la peste; nada te aísla mas que arrastrar una cara de llorona como tarjeta de presentación.

Para poner en práctica todo esto y evitar la soledad, lo mas importante es mantenerse vivo; después ya nada importa.

Me desconecto.

Adeu…

 

CHAU 2013

diciembre 31, 2013

El cambio de año nos cambia la vida? La respuesta es no, mucho de lo que pensamos dejar en el 2013 nos perseguirá durante el 2014, algunas cosas buenas y otras no; pero considero que eso no es lo importante. 

Nosotros necesitamos abrir y cerrar etapas definidas para poder evaluarnos, hacer un resumen de lo hecho y darnos cuenta de aquello que debemos sostener y aquello que debemos dejar de lado; cada quien tendrá su propia medición respecto a esos conceptos pero deberíamos saber diferenciar lo bueno de lo malo; es responsabilidad de cada uno de nosotros construirnos mejor.

El cierre del año nos esa oportunidad, mas allá de las celebraciones y la felicidad compartida, está la humilde pero valiente mirada interior que debemos darnos. Busquemos ser mejores, encontrar el equilibrio en nosotros, abrir la boca menos si vamos a decir cosas malas, apoyar a quienes queremos, estar presentes cuando somos necesitados, aportar ideas que construyan y tratar de hacernos felices a nosotros y a quienes nos rodean.

Tengan una feliz celebración, que el periodo que se abre nos permita hacer resoluciones personales que nos lleven a ser mejores.

Un abrazo con todos.

VODKA TONIC

diciembre 15, 2013

La mesa se interponía entre los dos, ofreciendoles una segura distancia; sobre ella una copa de vino blanco y un vaso de vodka tonic que les daba la perfecta excusa para hacer algo durante las incómodas pausas que se venían sucediendo una tras otra, hasta que finalmente;
- Deja de dar vueltas a la conversación – dijo él – que cosa es lo que quieres?
- Quiero regresar contigo – contestó con esa voz que él tanto conocía y temía
- No entiendo, hace un tiempo me dejaste porque la vida conmigo no era lo que esperabas, dijiste que el fuego murió, que me volví aburrido, que dejé morir la pasión, que ya no era romántico; entonces, que cosa ha cambiado? –  le espetó mirándola a la cara en claro desafío
- No lo se – le dijo con la voz temblorosa, perdiendo el aplomo inicial – empecé a sentir un vacío por nosotros, por todas las cosas que teníamos juntos, los días se hicieron grises, las noches infinitas, me empezó a faltar tu calor, tus risas, tu idiotez, la terca repetición de nuestros días.
El silencio los tocó suavemente, ella bajo la mirada por unos segundos, él giró el vaso con la mirada apuntando lejos.

- Te dije antes de que te fueras que un día ibas a querer regresar, que ibas a extrañar todo aquello que antes amabas y después odiabas de mi, te dije que te quedaras – cuando terminó, la miró con una ternura en muere, tomó el último sorbo del vodka tonic se paró y lentamente salió sin voltear


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 741 seguidores