Archive for 26 diciembre 2010

2010 AND BEYOND

diciembre 26, 2010

No se detiene, y mi sensación de velocidad es cada día mayor; siento que aun no termino de hacer una introspección y ya estoy al borde de la siguiente. Descubro, nuevamente, que el mayor enemigo es el tiempo, que es inclemente en su andar, pero sin embargo es necesario para todos nuestros procesos internos.

Hace un tiempo escribí que este fue un año de cambios, en especial en lo laboral; sentí la necesidad de variar lo que estaba haciendo, estaba invadido por una sensación de estancamiento muy fuerte y, ya habiendo doblado la cuarentena, tengo la necesidad de planificar un poco mejor adonde he de terminar en esta vida que ando construyendo de a pocos. Quizás este fue el cambio mas fuerte en mi vida del año que se cierra, lo demás fueron procesos mas bien naturales, entre ellos el retorno a la independencia de mi espacio.

Este año también en descubierto amigos y dejado algunos, o mejor dicho me han dejado, pero cada vez tengo mas claro que eso es parte del movimiento natural de la vida, que todo se mueve y las amistades también, sean reales o virtuales; nada esta detenido por siempre y es bueno que se muevan, que cambien, que muten en cosas nuevas; es quizás una de las pocas maneras que tenemos de intentar engañar al tiempo que se encuentra dentro nuestro. Si, por que el tiempo no es una medición externa asociada a un reloj, sino que es el tic-tac interno que se activa en el primer latido y nos gobierna hasta el último tac que martilla nuestro corazón.

Voy teniendo algunas cosas mas claras y con ello los miedos se van haciendo menores; esa es otra cosa que ha marcado mi año, el descubrir que al abrir posibilidades, al tener alternativas y caminos posibles por recorrer, la angustia de lo incierto se vuelve menor, el miedo al cambio se convierte en algo manejable y uno empieza a encontrar el valor para enfrentar. No creo que gane todas las batallas, y ciertamente no ganaré la guerra, pero aquellas en las que salga triunfador serán motivo de orgullo y tranquilidad.

Este 2010 que se me escapa ha definido o será usado para definir lo que viene en el borrador de plan que tengo para mi mismo, claro sabiendo que la vida es capaz de borrar de un golpe cualquier plan, pero igual, se que así como estoy cerrando ciclos estoy al inicio de mas cosas, de otras alternativas, de variaciones y hasta de otros caminos en un futuro mediano.

Voy a despedir este 2010 con la tranquilidad y la alegría de un año bien vivido, con todo lo que esto conlleva.

Me desconecto.

Adeu…

DE CUMPLIR LOS SUEÑOS

diciembre 5, 2010

Hace unos días fui invitado por un buen amigo al Dragón, eso no tendría nada de especial y diferente a cualquier otra invitación, excepto por el pequeño detalle que era para escuchar su banda de “covers” de éxitos de los 80s, que tampoco tendría nada de raro, lo particular de esto es que todos los miembros de la banda, en ella varios amigos míos, estaban por encima de los 40s y era, recién, su segunda presentación “live”.

La noche fue buena, las canciones bastante bien seleccionadas, tocadas con esmero y buena técnica, cantadas con pasión y un toque amateur que las hizo aun mejores; pero lo mas importante de todo era que estos cuarentones, amigos míos, estaban sobre el escenario sujetos a la critica cruel, a la falla descalificadora, al error miserable pero a pesar de todo ello tenían una sonrisa que delataba, sin lugar a dudas, la felicidad inconmensurable de cumplir, aunque sea de manera tardía, con el sueño que tuvieron 25 años antes.

Y a partir de ello, reflexione sobre la importancia de tener sueños; la importancia de atesorarlos y de cuando en vez sacarlos a la luz para dejar que se conviertan en el norte de nuestros esfuerzos; no hablo solamente de los profesionales sino de lo que nos hace completos como seres humanos. Definir esos sueños a partir del descubrimiento de quienes somos para que nuestra esencia y nuestros sueños se alinien y lleguen a un punto de encuentro.

Verlos en el escenario fue revelador, fue emocionante y nostálgico; recordé cuantas veces cantamos juntos durante nuestra juventud, cuantas cosas compartimos y cuanto hablamos de que aquellos que tenían una habilidad musical pudieran formar un grupo y de otras muchas ideas; pero de ahí con el paso del tiempo, los nuevos rumbos y responsabilidades adquiridas fueron haciendo que esos sueños se volvieran lejanos y difusos. Por eso es una reivindicación para todos el verlos parados ahí, rasgando gargantas y guitarras, retomando esos sueños, al menos uno, y hacerlos realidad sin dejarse vencer por el tiempo y el olvido.

Me sentí bien al saber que siempre se puede, que no sera gratis ni fácil, hará falta valor, decisión y tiempo pero que se puede, que siempre se puede recuperar lo que una vez proyectamos ser.

Me desconecto.

Adeu…