Archive for 28 enero 2009

ORFANDAD

enero 28, 2009

De que te sirve la vida si estas  paralizado por dentro. Es un velorio lo que llevas en tu interior. Nada, ni féretro, ni velas, ni muerto, pero no por esas carencias ridículas deja de ser lo que es. Vas tomado de la mano del vació, a pesar de ello caminas altivo y sereno, despreciando las miradas ajenas.

El reloj se mueve según su propia hora, ni antes ni después. La noche le sigue a lo que le sigue y el día nunca llega por que hace mucho que nos dejó por un mejor futuro.

Te abrazas a su reflejo; te abrazas a tu reflejo como si fuera una tabla de salvación; inútil ejercicio de estupidez. ¿Salvarte para que, a quien?. Sabes que hace mucho que no existes, que te dejaste ir, que apagaste el fuego interno para evitar sentir aquello que dolía; olvidaste que el dolor demuestra que estás vivo.

El caos lo ordena todo, nada en él es al azar; lo que parece no es y lo que es desaparece. La vida es un tejido de ilusiones entrelazadas con la realidad.

Caminas, ya no haces nada mas que caminar incansable hasta rebelde, no sabes ni adonde y no te interesa el porque, parece que tu propósito es caminar mirando con los ojos cerrados o quizás caminas por tu falta de propósito. Embriagado de orfandad tambaleas por las calles de una ciudad que te escupe como si fueras una semilla inútil.

Silencio, destierro, lejanía; cadencia de abrazos rotos, cadenas de eslabones abiertos, ciclos de repeticiones inconstantes.

Que mas esperas de quien nada te da, buscas arañar unos trozo de compasión, mendigas por un cariño que no mereces; pobre iluso hambriento de paz, déjate morir en silencio y no interrumpas el sueño de quienes en este mundo habitan.

Me desconecto.

Adeu…


BAJANDO EL PORTON

enero 16, 2009

Hace poco pasé a visitarte, quizás por última vez por que tu destino es ya no estar; caminé hacía ti lleno de recuerdos, saboreando las memorias que viví bajo tu protección; al tocarte ya maltrecha, fui mas allá y recordé aquello que mi cuerpo no tiene grabado por que no lo viví, pero fueron tantas y tantas las veces que escuché esas historias que hoy son mías también, son parte de quien soy.

Por que yo se todo, está en mi sangre; se cuando llegaron jóvenes aún junto a ti cargando a los hijos, sé de los momentos de pobreza que escondiste, de los momentos de bonanza que compartiste, de los momentos de miedo y de los de fuerza; se que albergaste a los que nacieron y también a los que se fueron; se que cantaron junto a ti, se de los cientos que llegaban para celebrar (yo lo hice también), se de las noches infinitas y de los días de solaz; yo lo se.

Al mirarte está última vez te vi sosteniéndote aún altiva, imponente, bella pero mortalmente herida; entendí que estabas segura que todavía podías darnos seguridad en tus entrañas, cobijarnos como lo hiciste por tantos y tantos años, regalándonos el espacio para desarrollarnos como familia; que generosa has sido con nosotros y como te pagamos; o quizás no, quizás este sea tu último regalo, tu último truco, el de partir para convertirte en algo nuevo desde tus cenizas y de ahí proyectarte al futuro, por que lo cierto es que tu estarás cuando nosotros ya no.

Me acerque mas y tuve el valor de tocarte, de sentirte una última vez, no quería despedirme de ti sin llevarme una última caricia, por que es tanto lo que encierran esos muros que ya no estarán; la recibiste y la recibí, ambos con pena, con ese sabor amargo de las despedidas definitivas; yo lo sentí en el alma tu en tus viejos cimientos.

Algunos me dirán que una casa no esta viva y que no transmite nada; entonces yo replicaré, con una mueca de sorna en la cara, que lo único que eso quieres decir es que no tuvieron la suerte de pasar por la casa de mi familia.

Me desconecto.

Adeu…

DE LUNES Y VIERNES

enero 12, 2009

Hay semanas donde cada día es un lunes y los viernes no existen; y eso es brutal, por que el viernes representa la esperanza de libertad, que me alcanza solamente hasta el siguiente lunes.

Yo soy un esclavo remunerado; es cierto, mi prisión es condicional y cómoda, dorada dirían algunos, pero no por ello menos prisión y como dice Magaly nadie es el mismo luego de estar en una (o algo así); y yo sé que hace mucho que no soy el mismo, por que vivo para los viernes pero siento que todos son lunes.

Que gozoso me siento cada viernes (que en realidad es un lunes encubierto), la ansiedad recorre mi cuerpo en anticipación a lo que esta por llegar, aquella que parte desde el concepto de una fuga unipersonalmente masiva y que se inicia en el interior de mi ser para terminar a un paso de las puertas del ascensor (terrible y extraño artilugio el ascensor) que me llevará a traspasar los umbrales de mi encierro.

Lo gracioso es que los primeros pasos dados en libertad me dan siempre la sensación de desconcierto y falta de equilibrio, de no saber exactamente que es lo que tengo que hacer con ella, somo si hubiese perdido el propósito; y lo digo por que en mi cárcel tengo un propósito, se lo que tengo que hacer, tengo una dirección y un sentido. La libertad da miedo.

Para evitar el miedo me conecto implacable a todos los aparatos que mi pago permite comprar con el fin de sumergirme en las redes virtuales, intentando encontrar a otros presidiarios liberados que me puedan acompañar en esta caminata de pasos tambaleantes. La libertad te hace hacer cosas extrañas.

Igual extraño los viernes por que resulta que todos los días son lunes y los viernes en realidad ya no existen.

Me desconecto.

Adeu…

POTENCIAL

enero 4, 2009

Potencial es la distancia que existe entre lo que uno es y lo que la gente espera que uno sea.