Archive for 23 septiembre 2009

AMOR RESIDUAL

septiembre 23, 2009

¿Sabes?, ya no sabría como decírtelo, ha pasado tanto tiempo. Pero ahora me queda claro que no debí callar, que esta parte de mi discurso no debió quedar en la nada, por que si fui capaz de decirte cosas que te hirieron tanto, debí tener el valor para decirte lo mucho que eras. Claro, no estoy seguro que después de las heridas hechas tuviese algún efecto positivo, pero no debí callar.

Hace años que mis ojos están en el olvido, que mi cuerpo no tiene memoria de tu cuerpo, hace mucho que eres tan sólo un fantasma que me ronda en los bajíos, ya casi ni recuerdo lo que fuimos; y sin embargo, me quedan estas palabras atoradas en mi garganta rota, me quedan estas lágrimas que aún no he vertido por ti, me quedan estas ganas de tener mas ganas, me queda el residuo de nuestro amor.

Escogí la vida que tengo, y de alguna manera también tome la decisión de destruir lo que teníamos, quizás por temor, quizás por imbécil, quizás por las dos razones y mas; pero hoy soy lo que soy sin ti, y ademas ya abandoné el curioso ejercicio de pensarte estando conmigo y proyectarme diferente, con el único propósito de atormentar mis ratos de paz.

Si, yo se que suena a confesión, a esa confesión que nunca te haré por que ya no tiene caso, por que ya no estas y por que yo ya no estoy; estás son quizás mis últimas palabras en tu nombre o por tu causa, como quieras verlo; acá me despido para no volver y no por que no quisiera regresar sino por que ya no hay donde. Siempre digo que no tengo arrepentimientos, y miento, como tantas veces, por que no hay nadie que diga tan bien la verdad mintiendo como yo; me arrepiento y mucho, sobre todo de haber callado miserablemente, de haber callado lo que debí gritar para que lo supieras; hoy mi conocimiento y valor son tardíos, estúpidos, banales si quieres, no me queda sino guardar mis palabras en saco roto.

Te digo adiós, mejor aún me digo adiós, por que ya no seré el protagonista de estos recuerdos, declino a vivir lo que viví contigo, voy a borrar mi pasado para borrarte de mi futuro, he de limpiar los residuos  de mi alma y continuaré observando con mirada silente el horizonte nocturno que todo lo borra. Te digo adiós con un aire de bienvenida, se que me despido para poder regresar; es ese viejo truco que aprendí de ti, que te fuiste tantas veces pero nunca me dejaste hasta que yo te dejé sin irme; por que todo contigo es tan complicado, parece que no es posible otra forma.

Pero basta ya! acá terminan mis confesiones, mis llantos, mis recuerdos, mis proyecciones; hoy elimino, finalmente, los preciosos residuos de lo que nunca llegamos a ser.

Me desconecto.

Adeu…

AD PORTAS

septiembre 4, 2009

Estoy ha algunas horas de cambiar de base; y no hablo de la de operaciones, sino de la numérica que va marcando tu tiempo en esta tierra. Trato de reflexionar en relación con la importancia de mi vida o mis logros, sucesos y cambios durante este ya largo trajinar pero no soy capaz de agrupar una serie de pensamientos únicos, repaso de manera inmisericorde mis años y lo que contiene cada uno de ellos, hasta cierto punto es como ver un álbum de fotos del facebook en donde aparezco “taggeado” en casi todas ellas; y digo esto por la sencilla razón de que si bien he sido protagonista de mi vida también he sido testigo de algunas otras.

Veo las fotos imaginarias y logro, en casi todas, identificar las personas, los momentos, las sensaciones, los sentimientos y todo lo que se construye en un momento determinado; veo las fotos de mi vida y me doy cuenta que he cambiado, que los años me han ido transformando, que no me queda claro si soy mejor pero si estoy convencido de que soy diferente, quizás las personas mas adecuadas para decirlo son aquellas que han sido parte de mi vida, en sus debidas proporciones.

¿Me quejo de mi vida?, la respuesta es no; he tenido y tengo una buena vida, la que he elegido para mi con mis propias decisiones asumiendo mis aciertos y mis errores, claro que no siempre de manera inmediata ni sin lucha de por medio; pero se que he reído con ganas tanto como he llorado con las mismas, he amado con intensidad  y he tenido momentos de profundo odio, he visto la luz así como he caído en pozos de desesperanza, he entregado y me han arrebatado, algunas veces yo también arrebaté, he tenido momentos de valor extremo y de cobardía intensa, amé y perdí me amaron y perdieron, hice amigos, perdí amigos, conservo amigos, hago amigos y sigo el ciclo; no puedo declarar que he tenido una vida extrema llena de aventuras, nunca lo he dicho; lo que puedo declarar es que tengo esta vida y la he construido con esfuerzo, se que algunas cosas me fueron mas fáciles que a otros pero también estuve en la posición contraria, así que creo que voy empatado.

Se me han quedado varias cosas en el tintero por hacer/decir, me arrepiento de algunas decisiones no tomadas, de algunas oportunidades dejadas pasar, de algunos miedos innecesarios; tampoco digo que ya, con esta reflexión no fallaré, no, la vida sigue siendo lo que es y yo sigo viviendo lo mejor que puedo; sin embargo, no tengo arrepentimientos, lo que he vivido ha sido producto de mis decisiones o de la falta de ellas, pero (casi) siempre de manera consciente y eso me genera la tranquilidad para seguir.

Pero acá viene la paradoja, he cambiado pero sigo siendo el mismo, me veo al espejo y ya no está mas el niñoadolescentejoven sino este viejo en ciernes, canoso, casi sin pelo en la coronilla, con sobrepeso y otros achaques, pero que aún conserva la misma sonrisa desorientada, la curiosidad del gato, las ganas de sus quinces, la prudencia de sus sesentas, el gusto por la música ochentera que tanto lo abrigó, el placer de la comida y el trago, el amor por la vida nocturna, el cariño por sus amigos, la nostalgia de lo que se fue, la ilusión de lo que vendrá y el apetito por seguir.

Estoy ad portas de cambiar de base y soy diferente pero sigo siendo el mismo.

Me desconecto.

Adeu…