Archive for 29 diciembre 2016

Otro año mas, otro cierre mas

diciembre 29, 2016

Necesario hacer el cierre del año, tan necesario como inevitable; creo que nunca sobran estas auto-auditorias internas y ver en que estado nos encontramos luego de 12 meses de brega.

Comenzaré diciendo que este a sido un año de dos mitades claramente definidas, una primera que respondía a mi vida estable y normal, sin sobresaltos, el día a día, con sus retos pero con la tranquilidad que la rutina tranquilizadora; y una segunda, en que cambiaron las circunstancias para ponerme en una situación que desde hacia muchos años no había afrontado, una de cambio forzado e incertidumbre.

En resumen, el 2016 fue malo, salió en rojo, los números no se dieron, no logré los objetivos y si lo pongo en tono un poco mas dramático hay un desmedro de mi situación; pero que hacer? lo que se debe hacer siempre; lamentarse un rato, lamerse las heridas, renegar, pasar por el proceso de duelo y luego, levantarse, reinventarse y ponerse en movimiento. Alguna vez leí que “el dolor es inevitable pero que el sufrimiento es voluntario”, estoy de acuerdo con dicha idea.

La mayor parte del tiempo uno no controla los sucesos de su vida, si vemos con calma, nuestras decisiones gobiernan solamente una parte del todo, una parte menor. Hay que estar preparados y de alguna manera dispuestos al cambio, porque este llega sin preguntar y muchas veces derribando la puerta. Los escenarios cambian mas rápido de lo que uno cree y mucho mas de lo que a veces podemos aceptar de momento, pero al ser inevitable solamente nos queda la resiliencia; esa inmensa capacidad del ser humano de adaptarse, flexibilizarse y regresar para sobrevivir.

Este 2016 ya se va, con sus alegrías, tristezas, con varios alejamientos y despedidas tristes con muy pocos arribos felices; como lo dije lineas arriba, en mi cuenta personal salgo en rojo pero no hay mas que hacer sino dejar que este cierre este período y arrancar con la misma sonrisa y actitud en el año que está llamando.

No me queda mas, en realidad, no nos queda mas, que buscar apuntalarnos en la esperanza en que las cosas serán mejores y que nuevas oportunidades están esperándonos, claro trabajando para ellas también que nada llega gratis; nuevas oportunidades que son cambios en si mismas. Debemos confiar en que serán del tipo que nos den tranquilidad y quizás rutina, pero que al mismo tiempo nos retarán y nos llevarán a ser mejores.

No puedo dejar de mencionar que esta segunda mitad del año me permitió gozar de la mano amiga de muchas personas que sin problema alguno me regalaron su tiempo para conversar y con ello aportar. Debo reconocer que de algunas personas era lo que esperaba pero en otros casos fue una sorpresa extremadamente agradable y que me habla de la generosidad de la gente, de la amistad y de las ganas de ser mejores. Aprecio mucho ese tiempo y esas palabras.

 

 

 

 

 

Anuncios