Archive for 30 octubre 2011

EN LA TIERRA DEL FUEGO vol.3

octubre 30, 2011

Continuamos…

Luego de la caminata, en especial por la calle principal – San Martín – de esta ciudad de 100,000 habitantes, y algunas aledañas, fui a buscar como calmar la bestia hambrienta que se despertaba, así que luego de evaluar varios locales entre en un Pub Irlandés – acaso hay pierde con algún Pub Irlandes en el mundo? – y me senté a comer una hamburguesa Callway y probablemente una de las mejores cervezas que he tomado nunca, la Patagonia Red, que es de producción local. Uno de los mayores problemas es el precio, si vienen calculen que una comida simple rodea los 80/100 pesos.

Luego de la comida, otro paseo breve y de ahí a esperar el comienzo del siguiente Tour, El Tren del Fin del Mundo.

Ushuaia arrancó, como muchas otras ciudades, siendo una colonia penal de trabajo; los reclusos eran llevados hasta allá con varios propósitos, unos era evidentemente mantenerlos lejos de la sociedad y el otro, menos evidente, era tener gente viviendo en la frontera para la reivindicación de las pretensiones argentinas de soberanía sobre esa parte del continente, considerando las disputas geográficas con Chile.

El punto es que los reos tenían que construir su propia cárcel y para ello eran llevados en un pequeño tren por alrededor de 20 kms hasta una zona de bosques para talar árboles, lo que les proporcionaba el insumo primario para la construcción inicial del presidio y para calentarse; ahora solamente hay unos cuantos kilómetros de linea férrea pero uno se puede dar cuenta de la estrechez y difíciles condiciones en las que vivían.

El paisaje es hermoso, nuevamente el sol nos acompañaba y eso era de por si algo bueno para hacer turismo, luego de esta parada fuimos a caminar entre unos de los bosques hasta llegar a un mirador que daba a uno de los brazos del Canal de Beagle, una vez mas, la belleza de los alrededores eran suficiente razón para estar ahí.

De regreso a la ciudad y quedándome aún medio día fui a otro punto casi obligatorio de paseo, la Cárcel del Fin de Mundo. Este edificio de piedra en su mayoría, comenzó siendo de madera en su primera ala, construido por los propios reos; según cuentan nunca nadie escapo de la cárcel con éxito, el que mas lo logro fue alguien, de quien ahora no recuerdo el nombre, un agitador político, pero que fue recapturado en la frontera con Chile; uno de los presos mas conspicuos fue el “Enano Orejudo” un asesino de niños que causo terror a comienzos del siglo pasado. Edificio está en buenas condiciones, excepto una de las 5 alas que la han dejado en su estado orginal, solo les puedo decir que el frio que se sentía al caminar por ese lugar era intenso, las celdas eran pequeñas e incómodas, como cualquier cárcel, no un buen lugar para estar.

Luego de eso regresé al hotel y empecé a alistar las cosas para el siguiente destino, El Calafate.

Continuará…

Anuncios

EN LA TIERRA DEL FUEGO vol. 2

octubre 6, 2011

Continuamos…

Una vez instalado en el Hotel, decidí hacerle caso al guía y aprovechar el buen día para navegar por el Canal Beagle, fue otra decisión correcta. Salí del hotel y a unas cuadras estaba el puerto, tomé no una embarcación de las mas grandes y modernas, unos catamaranes espectaculares, mas bien me fui por una embarcación mas pequeña, con menos gente (que es una constante en este viaje), una vez embarcado solo quedaba sentarse y disfrutar (otra constante en el viaje).

El día era precioso y preciso, seco, con sol, sin viento; que son las condiciones ideales para una buena navegación; y de pronto zarpamos para pasear por esta tierra suspendida en el horizonte. La vista no es otra cosa que “breathtaking”, uso este vocablo inglés porque es lo que mas se acerca a lo que quiero decir; unas aguas de un azul profundo, montañas a lo lejos pintadas de blanco en sus alturas, el viento duro rozando la piel, congelando todo, algunas aves desafiando la naturaleza.

Se que el tema se lee sencillo, que quizás debería ser algo mas glamoroso, y quizás debería, pero no lo es y lo agradezco; es probable que el hecho de estar tan lejos, tan al sur, tan solo, tan hambriento de tranquilidad y tiempo, hace que uno se sienta sobrepasado por todo lo que lo rodea y dispuesto a reconocer nuestra temporalidad y pequeñez.

Paseamos y paramos por unos islotes llenos de Cormoranes y Lobos de Mar, de la poca fauna que puede vivir en este lugar, para luego seguir navegando hasta llegar al Faro del Fin del Mundo, que no es otra cosa que lo que su nombre indica. Durante dos horas navegamos por este paso que une el Atlántico con el Pacífico; tuvimos una breve pausa al detenernos en una pequeña isla que tenía algunos vestigios de los antiguos habitantes de esa zona, los Yamanas; pueblo extraño, hoy extinto (así como los Onas) quienes a pesar de las bajas temperaturas vivían desnudos y nadaban por estas aguas; ya contaré mas de ellos, porque resultan fascinantes.

Durante el viaje, me gane una banderita argentina con el compromiso de tomarme una foto, con ella, en algún lugar de mi país y enviárselos a los chicos del paseo en bote para su collage. Cosa que espero cumplir pronto.

Regresamos al puerto, y aun emocionado por el paseo, me fui a caminar por la ciudad de Ushuaia.

Luego continuo, con la última entrega de esta parte del viaje.

Me desconecto.

Adeu…

EN LA TIERRA DEL FUEGO vol. 1

octubre 2, 2011

Si Cuzco es el ombligo del mundo, ahora mismo debo andar por las patas de ese mundo; luego de muchos años de añorarlo finalmente me encuentro en la Patagonia Argentina, en la Isla Tierra del Fuego, en Ushuaia, al sur del sur, aunque obviamente hay mas al sur, donde este sur se convierte en norte para otros, todo es relativo.

Luego de algunas horas en Buenos Aires, tome el vuelo que sale de Aeroparque y termina en Ushuaia; solamente para que se den una idea de las distancias, ese vuelo dura 3 horas con 45 minutos, es decir como ir de Lima a Santiago de Chile. Pero vale la pena. Lo que uno encuentra acá es una ciudad, cuyo alrededor es agreste y rudo, tierra negra humeda, frío y montañas, muchas de ellas cubiertas de nieve. Esta ciudad es pujante, se nota, está creciendo de manera ordenada por lo que se puede ver, pero sigue siendo algo pequeño, con relativamente pocas ofertas en general, excepto en lo que es turismo.

Hecha la introducción les puedo decir que las vistas son sencillamente espectaculares, que los alrededores son para dejarte sin aliento. Aún no he podido bajar las fotos, no bien lo haga levantaré algunas de ellas.

No se bien que hago acá, ni cual es el motivo que me ha llevado a perseguir este viaje por tanto tiempo, lo único que se es que, desde lo descubrí he querido venir, me he sentido de alguna manera impulsado a dejar mi cómoda inmovilidad y buscar este horizonte. No soy capaz de medir el impacto que este viaje tiene para mi, no por el momento, pero agradezco cada paso que me llevó a decidir venir.

Este lugar es para todos? No, no lo es; es un turismo diferente, acá no hay compras, no hay lindos centros comerciales, las cosas son muy caras, no hay muchas discotecas (creo que dos), no hay vida nocturna intensa ni voluminosa; acá hay paz, tranquilidad, respeto, lentitud, caminata, sobrecogimiento, ojos/corazón/mente abiertos. Que mas hay? Gente amable, conversaciones fáciles y la mejor cerveza del mundo Patagonia Red.

Por ahora es todo, pronto seguiré con un poco mas Ushuaia y luego El Calafate.

Me desconecto.

Adeu…