2021: La pandemia que aún vivimos

diciembre 31, 2021

Poco y nada escribo, pero a veces aun siento que las palabras fluyen por mis venas y me generan esta urgencia impostergable para dejar salir algunas ideas y sentimientos.

Arranco a escribir varios días antes del cierre del año; a veces las ideas nos invaden cuando quieren y no cuando las necesitas, no quedando otro remedio que dejarlas salir lo mejor que se pueda.

Comencemos por las obviedades, cada vez estoy más viejo y por eso algunos días empiezo a sentir lo que es inevitable, los golpes del paso del tiempo, en mi cuerpo pero principalmente en mi cabeza; empiezo a asustarme de la muerte y de que esta me llame pronto, en especial cuando veo las noticias de los amigos y conocidos que nos van dejando. Aquello que era una posibilidad, siempre presente, pero lejana, hoy es cada vez más palpable y con cada partida me envia un recordatorio que su fortaleza se hace mayor cada día que pasa, ambos sabemos que esta guerra la perderé yo. Me pregunto si será por eso mi miedo a dormir.

La soledad no me aprieta más que lo de costumbre, puedo vivir con ella; pero en el tiempo que me proporciona esta soledad me cuestiono si tomé y tomo las decisiones correctas, si no deje que mis miedos tuvieran demasiado control, si acaso mis espacios no fueron muy estrechos, mis fronteras muy marcadas, mis angustias muy presentes y mis debilidades muy fuertes. Se que no hay nada de malo en cuestionarse, de ahí salen las lecciones, pero estoy seguro que hay lecciones que he aprendido muy tarde, que mi «sabiduría» es tardía y por ello inútil.

El tren de las oportunidades no pasa dos veces en la misma estación.

Pero acá estoy. Un cierre mas.

El 2021 fue otro año atípico, con la pandemia aun viva y golpeandonos a todos; es difícil sobrellevar lo que este virus nos impone. Los grupos de amigos se han reducido, las oportunidades de verse de manera física también. Cargamos un miedo, algunos de manera superficial otros mas profundo, que ralentiza las interacciones sociales y nos haces desconfiar de quienes nos rodean.

Es ahora cuando los mas preparados deben estar dispuestos a ser una «voz amiga», llamar de vez en cuando a esas personas que consideres que pueden estar teniendo batallas mayores que las propias se vuelve casi una obligación. Pero quienes mas me preocupan son los niños, están perdiendo mucho mas que los adultos; para ellos, la falta de interacción social les va a cobrar un gran precio en sus habilidades, son ellos quienes van a tener que esforzarse mas por recuperar, en lo posible, una parte de la niñez que esta pandemia les está arrebatando.

No todo es malo, de ninguna manera, hay amor cerca mio, eso es indudable; muchos lazos se han fortalecido, la prueba está en que han sobrevivido esta lejanía física y en las oportunidades donde la virtualidad deja paso al mundo físico, la alegría es sincera y desbordante . De alguna manera, todos somos supervivientes, celebramos, sin dudar, el estar aun presentes.

Qué nos depara el 2022? De manera general un poco mas de lo mismo, el virus seguirá presente en nuestro mundo apuntándonos con una pistola, con las consecuencias que ello trae para nuestras vidas diarias pero solo nos queda seguir avanzando, no podemos darnos el lujo de detenernos por gigante que el esfuerzo sea, hay que poner un pie delante del otro, no importa la velocidad solamente hacerlo. Fijarnos pequeños objetivos que nos den un propósito y nos recuerden constantemente que debemos seguir. Buscar en nuestro interior la definición personalísima y temporal de lo que consideramos la felicidad para tratar de intersectarnos con ella en algún punto.

Para ir cerrando esta nota, les deseo salud, propósito, resiliencia y amor.

Adeu…

Anuncio publicitario

BREVEMENTE

febrero 2, 2021

Hoy regreso brevemente, quien diría que llegué al 2021, con tantas promesas rotas, con tantas otras cumplidas pero con las ganas intactas.

La vida se esta pasando a una velocidad inaudita, hace rato que intento ralentizarla pisando un freno que no existe. Maldito tiempo que no te detienes por nada, oh terrible vencedor eterno.

Tanto ha cambiado, tanto hemos girado, tanto he girado. Amé y desamé y volví a amar. Nunca nada está dicho, nada es eterno, pero todo lo es. Me aferro a mis querencias, no renuncio a ninguna.

Tengo miedos enraizados en el alma pero cuento con el valor suficiente que me permite seguir con una sonrisa en la cara y les digo que no es fácil. Cuanto he avanzado, pero que tan cerca estoy de donde siempre estuve. Estoy seguro que soy otro y sin embargo, sigo siendo el mismo tonto.

Tanto por agradecer y tanto por pedir disculpas. Que raro es todo. Extraño muchas cosas pero al mismo tiempo siento un alivio que me aligera el viaje. No se cuantas vueltas mas daré, pero estoy dispuesto a dar cada uno de esos giros.

Ojalá en algún momento regresen esas ganas locas que tenía por escribir, siempre extraño esta sensación de ponerle palabras a las pantallas en blanco. Espero ser mas constante, en este tema al menos.

El 2020 que partió fue extraño, lleno de cambios y situaciones nuevas, de retos impensado (pero que me hacen feliz), con mucho tiempo en soledad (pandemia del mal) pero aguantando con tranquilidad. No se que nos depare el 2021, esperemos que sea mas generoso con todos.

Por ahora los dejo nuevamente.

Ya regresaré.

Adeu…

Altura de vuelo

abril 7, 2020

 

algunas noches

cuando no soy buena compañía 

ni para mi

pienso que

quizás después de todo

no es mas que la urgencia

de entregar mi querer

solo para ser querido

para sentir que fui importante y alguien notó mi presencia

o quizás

tapar, brevemente, este abismo que se que dentro llevo

 

tal vez no es mas que engañarme

pensando que algún día

cuando de mi nada quede

sobreviva en el profundidad del recuerdo

una sombra que a mi se parezca

 

que quede claro

he sido honesto en la declaración de mis amores

he entregado lo que he podido

marcado por los límites de mis miedos

siempre con el peso en el alma

de pensar que no alcanzaré la altura de vuelo

necesaria

y por ello voy torpe

planeando a ras de tierra

con la duda viviendo como una pasajera tangible

sentada en un espacio que no le corresponde pero ocupa

 

a veces dejo las risas colgadas en alguna esquina

esa

donde la tristeza y la melancolía se encuentran

para conversar burlonas de mi vida 

y luego

de un paseo en levedad

camino de regreso a recogerlas

con cara de inocencia y arrepentido

sorprendido

de que aun se encuentren

suspendidas

esperando tranquilas que las use de nuevo

 

retorno

a mi interior

una y otra vez

tratando de mirar el espejo que nada refleja

ni las risas

ni mi sombra

ni tu ausencia

Y OTRO MAS QUE SE VA

diciembre 30, 2019

Aun cuando he abandonado casi por completo el blog y con ello la escritura, me quiero detener un tiempo para cerrar otro periodo. Hay tantas cosas por decir y tantas que debo callar. Entre ellas que, hace tiempo escribir se volvió un olvido, un ejercicio que ya no hago, solo el recuerdo de cuando las palabras se agolpaban en mi cabeza e intentaban salir como un torrente.

Hoy, entre las cosas que he perdido o suspendido, es esa capacidad de volcarme al papel, y sin embargo, estoy aprendiendo a hablar. Ironías de mi vida.

El problema es que aun no sé hablar a tiempo. Esto  no es nada nuevo, mi vida esta marcada por la asincronía.

Este 2019 ha sido un año emocionalmente duro, hasta el momento, el mas duro que he vivido. Un año de muchas pérdidas internas, de mucha tristeza. Un año de confusión y desorden, de falta de energía y norte, de lagrimas (muchas), de desesperanza, de errores que me han costado muy caro.

Me está siendo difícil superar este 2019, lo sigue siendo.

Es cierto que los reveses de la vida te llevan, o deberían, a lograr enseñanzas y aprendizajes; el problema es que el aprendizaje es una bestia esquiva que es muy difícil de capturar, ya que se esconde en los rincones mas oscuros y dolorosos de tu interior, hay que ser valiente para mirar ahí. Y aun cuando puedas someterlo, nunca será por completo; con suerte, podremos capturar la sombra de esa bestia.

En ese camino polvoriento y accidentado de aprendizaje me quedan algunas cosas que debo seguir trabajando y que he sujetado con las fuerzas que he podido lograr: hablar, pero no solo eso, sino a hacerlo cuando es el momento adecuado, este año, mis silencios han sido protagonistas y causantes de parte de mi situación; encontrar el valor para enfrentar con decisión aquello que tenga al frente, mi indecisión en algunos temas fue crucial, no puedo estar en la zona gris siempre; hacerle caso a mi corazón y evitar sobre racionalizar las cosas, porque a la larga evitan la toma de decisiones.

También estoy aprendiendo a dejar ir, a soltar, por mas dolor y pena que esto me cause; no soy nadie para interponerme en el crecimiento y felicidad de quienes digo querer; aunque crea que yo pueda ayudarlas a crecer y ser felices. Mirar desde el otro lado, entender que a veces el amor que uno propone no es el que la otra persona necesita, quiere o espera, por mas que uno lo entregue lleno de buena voluntad y con el corazón abierto, y por ello se convierte en una carga que es llevada con dificultad y se vuelve insalvable.

Tanto mas por aprender, por desaprender. Pero prefiero quedarme con unas pocas lecciones tatuadas en el interior que con muchas que no me dejen marca alguna.

Se que el 31 no termina nada, se que el 1 no comienza nada, mas que un nuevo ciclo de almanaque; pero de alguna manera espero que vivir ciclo a ciclo me permita dejar lo que hay que dejar y seguir caminando con la esperanza de que las cosas pueden ir mejor, que el dolor será menos, que la alegría será mayor, que aun se puede; un cierre artificial si, pero un cierre al fin y al cabo.

Quiero dar gracias por el amor que pude entregar, no me arrepiento ni una fracción de segundo por ello, pero mas aun por el recibido en todas sus dimensiones y profundidades, aunque no haya sabido llegar a tiempo al mismo. Me disculpo por mis asincronías.

No tengo sino el compromiso y la promesa firme de ser un buen amigo (el mejor que pueda), cuando así sea requerido por quienes ya no comparten mi camino; siempre tendrán un lugar en mí.

Crezcan, sueñen, encuentren su balance, sean felices, es todo lo que finalmente puedo desearles. Que el amor se multiplique para todos.

Feliz nuevo ciclo queridos amigos.

Y se viene otro cierre

diciembre 31, 2018

Raro 2018.

Muchas cosas han pasado en este nuevo período a concluir, muchas cosas buenas, muchas no tan buenas, pero no malas, muchas cosas que presagian un cambio en muchos niveles. El balance es positivo.

Pero el cambio es permanente no? el cambio es lo que nos mueve, la quietud absoluta no nos es natural y en el fondo, no existe.

La autocrítica siempre es un buen ejercicio; mirar atrás y tratar de analizar y comprender esta parte de tu vida, este pedazo de lo que eres, de lo que somos, de lo que soy,  que de alguna forma ayuda a construir lo que serás, lo que seremos, lo que soy.

No se puede construir un futuro sin mirar, de cuando en vez, el pasado para aprender de él.

Todo parece que se repite, al menos cuando uno lo mira desde lejos, pero en el fondo, no es así; cada aspecto cambia, a veces de manera imperceptible a veces de manera agresiva, pero lo cierto es que nada permanece; eso nos da miedo y nos permite seguir al mismo tiempo, al menos yo lo siento de esa manera. Lo cierto es que, mantenernos quietos no es una opción.

Espero haber aprendido, espero ser mejor, espero tener el valor para enfrentar las cosas, espero tener mas ideas y saber como llevarlas a cabo, espero ser mas.

No sé como venga el 2019, pero yo quiero estar mejor preparado para sortear lo que este año que llega tenga para mi.

A mis amigos, les deseo lo mejor, sepan disculpar mis ausencias y prometo estar mas presente. Si no he sabido estar, convóquenme, siempre me daré espacio/tiempo para estar con ustedes.

Se les quiere y aprecio mucho el que estén para mi.

 

 

EN LA NOCHE TODOS LOS GATOS SON GRISES

noviembre 4, 2018

Y la noche se encuentra

/con sus historias de amor y triunfo/

tentando a los idiotas

que caen en las mentiras

deslumbrados por las sombras y el alcohol

total

en la oscuridad todos los gatos son grises

 

Hay que recordar

siempre

no importa con quien te vayas

el truco estriba

en dejar la cama antes

que la noche pierda la batalla con el día

 

 

 

 

Martillo

abril 26, 2018

Déjate llevar

abre las manos

suelta

deja que el vacío te reciba

 

No busques protección

ni red

no busques alas

sé un mazo

que cae feroz

 

Coloca el miedo a un costado

conviértete en vendetta

no mires atrás

no queda nada por recordar

ya no importa quien fuiste

 

Deja que la ira te consuma

que sea el combustible predilecto

que alimenta tu desgarro

 

Acepta

cumple tu destino

no intentes escapar

has todo el daño que puedas

 

Irrumpe con fuerza

olvida el arrepentimiento

sé el martillo

que golpea el yunque

golpea con fuerza

golpea sin dudas

 

Desata tu interior

quiebra

aquello que se oponga

 

Libérate

de aquello que no te deja ser

la venganza

que vive en nosotros

Exhala

abril 6, 2018

Exhala

detente

exhala aun mas

no dejes nada dentro

 

Mira un punto fijo

no te distraigas

clávate en el horizonte

 

Exhala

no digas mas

no quedan ya palabras

se una hoja en blanco

 

Dale vuelta a tu piel

no tengas miedo

deja escapar el dolor

 

Contente

en el vacío interno

se fuerte

gobiérnalo

 

Aguanta

Recupérate

Inhala

Mano izquierda

marzo 23, 2018

me gustan los trazos que hago

con mi mano izquierda

me es difícil lograr líneas

con la mano izquierda

son inseguras

torpes, desordenadas

confusas, desorganizadas

 

imperfectas

 

como si fueran el dibujo en borrador

de un dibujo en borrador

 

me gustan los trazos de mi manos izquierda

porque son como la vida misma

 

Niña Salvaje

febrero 26, 2018

Hasta hace poco

eras la niña salvaje

que saltabas a la noche

corazón en mano

 

Sin miedo en los ojos

recorrías las calles

altiva

segura en tu ímpetu

 

Impulsiva

descontrolada

con las emociones explotando

en cada bar

 

Besos regalados

mirada de acero

sonrisa que juega

a arrasar con todo

 

En las largas noches vivías

incendiando

tus caminos

para no poder regresar

 

Donde estas ahora

niña salvaje

donde encadenaste tu espíritu

en que lugar te extraviaste

 

Mis sueños se perdieron contigo