2017 – Otro Cierre

diciembre 31, 2017

Para no perder la tradición personal, escribo un cierre de año. Cada vez me queda mas claro que el único motivo por el que lo hago es para poder regresar a mi mismo y redescubrir quien fui.

Este ha sido un año muy difícil en lo personal, de angustias y carencias; de pocas respuestas y muchas caídas; con muchos días de desesperación y tristeza profunda, pero también de aguante, de resiliencia, de amigos y sonrisas como bálsamo, de cariño y presencia, de abrazos y gestos que se agradecen profundamente.

Nadie mas presente y compañera que ella, que es a quien le debo el cable a tierra que no ha permitido que me pierda entre los mares de la desilusión. Nunca podré agradecerte lo suficiente.

No se si si el 2108 empiece con el panorama aclarandose finalmente, pero al menos empiezo a ver alguna luz que alcanzar, empiezo caminos nuevos, con el miedo y la ilusión que eso conlleva.

El reto de cambiar pero seguir siendo uno mismo.

Entender que hay que tener la capacidad de reinventarse y reconstruirse al mismo tiempo, abandonado el capullo previo para convertirse en lo siguiente. Mutar, crecer, vivir.

Doy gracias, porque siempre hay razones para hacerlo solamente hay que estar atentos; agradezco a los amigos y a los no tan amigos, sea que estén siempre presentes o por momentos, no hay pago para eso. Si alguien se sintió molesto, fastidiado u ofendido por algo dije o escribí les pido disculpas, agradezco su comprensión y permanencia; no siempre es fácil tener puntos de vista diferentes, trataré de ser mas cuidadoso.

Un abrazo para cada uno de ustedes y gracias por tanto.

Anuncios

Eramos tan jóvenes

noviembre 15, 2017

Eramos tan jóvenes

que todo era posible

todo tan cercano como para asirlo de inmediato

todo tan lejano como para burlarnos sin piedad

 

Intentábamos descubrir el mundo

que se escondía debajo del asfalto

anesteciados por el alcohol

bailábamos en lugares secretos

al ritmo de la música que amábamos

 

Vencíamos a la noche

cada noche

vestidos de alba

salíamos triunfantes a las calles vacías

en busca de algo que calme el hambre que nos comía por dentro

 

Eramos tan jóvenes

no sabíamos nada de nada

sólo éramos idiotas llenos de opiniones

infladas por nuestro ego

 

Tan jóvenes

en una ciudad violenta

violentada

en una ciudad gris y húmeda

tan víctima de nosotros

como nosotros de ella

 

Caminábamos con la inocencia en la mano

para perderla o regalarla

y volverla a recuperar

de un cuchillazo certero

 

Nuestros corazones se arropaban en amores de una noche

abandonándonos en el dulce desconocimiento

todo era mas simple

excepto el despertar en una cama ajena

 

Tan jóvenes

que creímos que saldríamos indemnes

tan jóvenes

que pensamos que nada tenía precio

 

Eramos tan jóvenes

que todo ello se ve difuso

teñidos por la bruma de la indulgencia

los recuerdos son acomodos gentiles de los hechos

 

Eramos tan jóvenes

ya no lo somos mas

como era de esperar, la vida nos alcanzó

para cobrarnos las facturas

 

 

 

 

Tu, yo

octubre 2, 2017

Fuimos jóvenes

fuimos hermosos y altivos

el sol obediente dejaba que jugáramos con él

un horizonte que se presentaba abierto

 

No existían fronteras

los sentimientos se desbordaban

y la intensidad nos gobernaba

despreocupados transgresores de límites

 

La luz caia vertical sobre nuestros cuerpos

exponiéndonos en nuestro despertar

andábamos con almas claras

y besos como escudos

 

No había sombras

no había dudas

sólo el sol jugando con nosotros

mientras colgábamos de las nubes

 

Fuimos eso

fuimos mas

jóvenes, inocentes, claros, transgresores, apasionados, libres

las manos abierta y los corazones expuestos en cada esquina

 

Nos proyectábamos al futuro

riéndonos de lo lejos que estaba y lo posible que era

no cabian dudas en los ojos

porque la vida era nuestra, tuya y mia

 

Descubríamos el amor una y otra vez

lo atacábamos con la ansiedad que provoca aquello que es nuevo

desesperando para no desperdiciar ni un minuto

antes de que todo pierda su brillo

 

Fuimos todo

fuimos mas

fuimos nada

tu, yo

 

 

 

 

Neon

septiembre 11, 2017

El silencio de los pasos me aturde

todo pintado de gris sobre gris

breves gotas de niebla navegando por la ciudad

formando pequeños pantanos en el alma

 

Luces que tintinean

neon intenso

que se derrama en las calles como una cascada

embarrando todo con sus colores irritantes

 

Ojos que miran desde lejos

manos como pozos recogiendo el dolor de las calles

silencio

bajo el neon intenso

 

No digas mas

hace rato las palabras no alcanzan

no somos

no seremos

 

Hoy soy

eso alcanza

para tomar una bocanada mas

y entregar lo que de mi queda

 

 

 

 

 

 

 

 

A veces

julio 25, 2017

A veces

el amor es un eco sordo que regresa del pasado

los primero trazos de un dibujo que nunca se concluyó

la ilusión de un tiempo mejor

 

A veces

unos ojos que miran desde lejos

una risa sostenida en el tiempo

las palabras que nunca se dijeron

 

A veces

el amor es el recuerdo filtrado por el tamiz de la distancia

otras, simplemente el olvido

que no llega en pleno

 

A veces

prefiero atesorar los recuerdos de lo que nunca fue

regodearme con las promesas que no se cumplieron

que vaciar los espacios de mi propia mentira

 

A veces

el silencio es una respuesta contundente

otras el sonido de tu adiós

nunca el quedarse quieto esperando el regreso

 

 

A veces

estoy presente en el hoy

casi siempre descansando en el pasado

que no fue tan generoso como quisiera

 

A veces

el recuerdo del amor duele

mas que el amor mismo

mas que los besos que te guardaste

 

A veces

el amor es ese eco sordo que regresa

para recordarnos

que nunca seremos libres

De Gatos y Corazones

junio 21, 2017

Los gatos salen en la noche

seguros de si mismos

miran con desconfianza cualquier otra vida

que ose tocar sus calles

dueños de la penumbra y el silencio

caminan altivos

esperando algún corazón distraído

que se convierta en víctima de su desamor

 

Él,  que camina torpe y desahuciado

siempre con el corazón en la mano

porque fue abandonado por unos ojos

que dejaron de mirarlo como antes

 

Los gatos se relamen anticipando su festín

saben con certeza que de hoy no pasa

ese corazón no vivirá para siempre

ese corazón morirá esta noche

 

Él, sabe que será el último recorrido

que regresará como un cuerpo vacío y quebrado

se entrega con la voluntad del rendido

ya no importará que ojos lo miren

 

Se escuchan los pasos

los gatos se erizan por la promesa que se cumple

no hay pausa ni duda

todos saben que los destinos están para ser cumplidos

 

Todo ocurre rápido

casi en silencio, él levanta la mano

sombras veloces lo atacan sin pausa

breves destellos rojos se estrellan contra el suelo

 

Silencio

 

Todo terminó sin pena

ya no hay corazón

ya no hay gatos

ya no hay ojos que lo miren

 

 

POR UNAS HORAS

junio 6, 2017

Pienso que me estoy haciendo viejo mas rápido de lo que creo y quiero. Mi cuerpo cada vez sufre mas por mis maltratos y su protesta la sufro durante días. Que crueldad esta de ir perdiendo la juventud, que lejos van quedando las noches largas de ojos rojos y voces roncas. Como es que la pasión que antes inflamaba mi corazón va dando paso a una serenidad que no reconozco como natural en mi.

Es cierto, añoro las largas noches, los amores locos, las lágrimas desmedidas, las amistades infinitas, la inocencia inquebrantable, las risas prohibitivas, los sentimientos desbocados, pero acá me tienen, tomando por asalto mi cama a hora prudente para no tener que pagar el peaje de la levantada mañanera.

Pero algo queda y de cuando en vez todo regresa, por unas horas, a ser lo que fue, aunque solamente sea en breves historias de bar.

Demasiado tiempo

abril 17, 2017

Demasiado tiempo te he permitido vivir en mi recuerdo

inquilina precaria de mis esquinas

demasiado tiempo has estado sin estar

siempre presente siempre ausente

he recorrido la carretera a mil kilómetros por hora

para llegar a ningún lado

las estrellas no existen en esta ciudad ploma

no importa donde vaya

no importa lo que haga

no importa

quiero que camiones de recuerdos nuevos sepulten tu recuerdo

quiero el olvido

pero no tengo vida que ofrecer

demasiado tiempo te he permitido ser el fantasma que me gobierna

la voz oscura detrás de mis ojos

el silencio que me impongo

navego entre ásperas dunas de arena

no hay perdón en una ciudad que no tiene amor para dar

no hay redención para el pecador

demasiado tiempo me he permitido estar atado a tu centro de gravedad

girando en errantes elipses a tu alrededor

soy culpable de mi propia debilidad

efecto de mis consecuencias

demasiado tiempo he estado paralizado

esperando lo que nunca ha de llegar

he llegado tarde a casi todo

he llegado solo a casi todo

demasiado tiempo te he permitido vivir en mi recuerdo

demasiado como para que llegue el olvido

Inquieto

febrero 16, 2017

las calles son un infierno

verano que agota

inquieto

la esquina explota

de risas y llantos, la gente tiene los sentimientos confundidos

yo tambien/

el sudor corre incansable por mi cuerpo

agotado

que hay mas alla?

me pregunto constantemente

no logro ver lo que hay detras del vacio/

quien diria

siento que hace mucho me fui

pero sigo en el mismo sitio

pegado/

las calles son un infierno

mi corazon tambien/

la incertidumbre es mi companera

– nunca me abandones y sigue bebiendo – le digo arrogante/

el cielo se llena de naranja y magenta

que ciudad para dual, tremendamente fea, tremendamente bella

nunca me ire

aunque diga que lo hare/

y el calor sigue

agobiante

el invierno esta lejos aun/

a veces con el silencio me alcanza

a veces jugar con los recuerdos

a veces nada/

las calles son un infierno

mis noches tambien/

camino por estas veredas rotas

saludando a los extraños de sentimientos confundidos

no me engañan lo veo en sus caras/

regreso a casa

dejo que el ventilador forme un pequeño huracan

de nada sirve/

las calles son un infierno

mi casa tambien/

 

 

 

Otro año mas, otro cierre mas

diciembre 29, 2016

Necesario hacer el cierre del año, tan necesario como inevitable; creo que nunca sobran estas auto-auditorias internas y ver en que estado nos encontramos luego de 12 meses de brega.

Comenzaré diciendo que este a sido un año de dos mitades claramente definidas, una primera que respondía a mi vida estable y normal, sin sobresaltos, el día a día, con sus retos pero con la tranquilidad que la rutina tranquilizadora; y una segunda, en que cambiaron las circunstancias para ponerme en una situación que desde hacia muchos años no había afrontado, una de cambio forzado e incertidumbre.

En resumen, el 2016 fue malo, salió en rojo, los números no se dieron, no logré los objetivos y si lo pongo en tono un poco mas dramático hay un desmedro de mi situación; pero que hacer? lo que se debe hacer siempre; lamentarse un rato, lamerse las heridas, renegar, pasar por el proceso de duelo y luego, levantarse, reinventarse y ponerse en movimiento. Alguna vez leí que “el dolor es inevitable pero que el sufrimiento es voluntario”, estoy de acuerdo con dicha idea.

La mayor parte del tiempo uno no controla los sucesos de su vida, si vemos con calma, nuestras decisiones gobiernan solamente una parte del todo, una parte menor. Hay que estar preparados y de alguna manera dispuestos al cambio, porque este llega sin preguntar y muchas veces derribando la puerta. Los escenarios cambian mas rápido de lo que uno cree y mucho mas de lo que a veces podemos aceptar de momento, pero al ser inevitable solamente nos queda la resiliencia; esa inmensa capacidad del ser humano de adaptarse, flexibilizarse y regresar para sobrevivir.

Este 2016 ya se va, con sus alegrías, tristezas, con varios alejamientos y despedidas tristes con muy pocos arribos felices; como lo dije lineas arriba, en mi cuenta personal salgo en rojo pero no hay mas que hacer sino dejar que este cierre este período y arrancar con la misma sonrisa y actitud en el año que está llamando.

No me queda mas, en realidad, no nos queda mas, que buscar apuntalarnos en la esperanza en que las cosas serán mejores y que nuevas oportunidades están esperándonos, claro trabajando para ellas también que nada llega gratis; nuevas oportunidades que son cambios en si mismas. Debemos confiar en que serán del tipo que nos den tranquilidad y quizás rutina, pero que al mismo tiempo nos retarán y nos llevarán a ser mejores.

No puedo dejar de mencionar que esta segunda mitad del año me permitió gozar de la mano amiga de muchas personas que sin problema alguno me regalaron su tiempo para conversar y con ello aportar. Debo reconocer que de algunas personas era lo que esperaba pero en otros casos fue una sorpresa extremadamente agradable y que me habla de la generosidad de la gente, de la amistad y de las ganas de ser mejores. Aprecio mucho ese tiempo y esas palabras.