Archive for 30 diciembre 2008

COMO QUIEN YA SE FUE

diciembre 30, 2008

Estiró la mano y sintió el frío contacto, la sujetó fuerte esperando que permaneciera segura entre sus manos; cuanto cariño depositado en ese agarre.

No era calma lo que sentía, no era paz, era mas bien el vació inmenso de quien ya se sabe ido.

Estaba ahí sentado en la cama, con los pies descalzos apoyados en el frio suelo de su habitación; ya no quiería mas, todo quedaba corto y tardío, no le alcanzaba nada y le venía sobrando todo.

Vacío con el alma yerma eso es todo; que gracioso, el vacío lo llena todo.

Miró hacia el frente buscando un punto de referencia, sus ojos se movían intranquilos sobre sus propios ejes, era un movimiento que podía causar risa; acaricio una vez mas aquello que entre sus manos atesoraba y pudo comprobar que el calor había llegado.

El cajón repleto de medios sueños, de ilusiones ilusas, de milagros de plástico; ya no mas, eso era todo, ya no mas.

Como encontrar las fuerzas necesarias para seguir, tenía tanto que decir, su interior se encontraba burbujeante de opiniones, de palabras, de frases que se quedo callado; se arrepentía de las veces que en que no habló, si tan solo se hubiese expresado en los momentos que debió, si tan solo la hubiese mirado directo; ahora se cuestionaba tanto; pero seguía ahí, sentado sobre la cama con los pies descalzos en el suelo.

La desazón se paseaba libremente por su alma, su corazón era presa de una trampa para osos y sus lágrimas lo iban desangrando lentamente mientras caían sobre sus muslos.

Levanto la mano, ajusto el empuñe, imprimió seguridad en el movimiento, quizás la única vez que lo hizo, la apoyo con suavidad bajo su mentón como queriendo descansar/refugiarse en ella, cerro sus ojos desorbitados que nunca encontraron punto de referencia, encomendó su alma a la concha de su madre y jaló.

Negro, negrura, negritud; soledad, distancia, calma; todo se decidió de manera tan sencilla en una fracción de segundo, en una fracción de su vida, por una vez tuvo el valor y mejoró, que ironía pensar que al final todo mejoró.

El estallido se sintió por toda la cuadra, nadie se asusto, nadie se movio, uno que otro levanto los ojos y pensó, ” otra vez, que fechas de mierda “.

Anuncios

BIZARRA FIESTA: LA NAVIDAD

diciembre 23, 2008

Yo se, yo se que soy un Grinch, Peregrincho según el amigo Dragón, pero lo cierto es que mi mente no puede dejar de atacar aquello que mi corazón, de alguna manera, añora.

La Navidad me parece una celebración extraña, cada vez mas bizarra; y no lo digo nada mas por el tema consumista, eso lo he escrito demasiadas veces; sino lo hago por los efectos sentimentales que generan sobre las personas, sobre un estrés adicional que cargamos, queramos o no, desde el 1° de diciembre de cada año.

Me da la impresión que los sentimientos se exacerban que la tristeza y la nostalgia están a flor de piel, que los recuerdos se van empozando en los bolsillos, que nos acordamos brevemente de nuestra humanidad, que reconocemos nuestra mortalidad y límites. Lo que me parece gracioso es que todo esto suceda en un solo mes, como si ahorráramos todo el año nuestra generosidad para repartirla con sonrisas encantadoras durante este mes, siento como si la mayoría estuviésemos comprando indulgencias.

No niego la buena fe de las personas, creo que la mayoría lo hacen de buen corazón, pero lo que debemos recordar es que somos humanos todo el año, que nuestra mortalidad es inminente, nuestros errores continuos, nuestras falencias evidentes, que quienes necesitan de nosotros lo hacen durante los otros 11 meses también, que vale llorar en junio o septiembre, que podemos ser tiernos en cada cambio de estación si así nos place,  que los amigos siempre están y nos quieren ver (por lo menos algunos), que la alegría debe ser duradera, la de vivir por lo menos, que hoy es mejor que mañana.

La navidad es bizarra, por que hasta yo, que no le tengo cariño me ocupo de ella.

Me desconecto.

Adeu…

LA NUEVA PUBLICIDAD

diciembre 16, 2008

El otro día mientras me bañaba tuve una epifanía, no se por que esos momentos de iluminación siempre me suceden en las situaciones mas extrañas, pero ese no es el tema; el punto es que me dí cuenta de un cambio en relación con la dirección que ha tomado la publicidad, en especial de la manera como nos venden las cosas, como le “tiran el gancho” a nosotros los consumidores.

Recuerdo cuando la publicidad era comparativa/declarativa, para luego ser aspiracional, ahora sencillamente te dicen que si no compras algo eres un idiota. Paso a desarrollar la idea.

Lo primero no necesita mayor explicación, era sencillamente la presentación de un producto y decirte por que tenías que comprarlo en base a sus “super” características que lo hacían mejor que todos los otros productos, resulta hasta inocente el tema. Uno compraba por que creía.

Luego te decían que tu, es decir yo/cada uno, sería, se vería, olería, etc., mucho mejor y pertenecerías o por lo menos podrías llegar a pertenecer al grupo “elite” o cool, si y sólo si, utilizabas un determinado producto; es decir, usaban la parte de uno que aspira a ser del “jet set”, de “hollywood/red carpet” para venderte algo. Uno compraba por que quería ser.

Pero ahora, de manera muy velada te dicen que si no compras algo determinado o tienes una conducta dada eres un idiota; si señores, así es, la publicidad hoy día te insulta cada vez que uno la ve en la televisión; ejemplo, uno ve a todo el mundo feliz consumiendo y pagando de manera “rapidísima” con tarjeta de crédito y débito, todos bailan y saltan felices hasta que un pobre boludo/cretino quiere pagar con efectivo, si señores con dinero de verdad; cual es la consecuencia que todo para, se detiene, se cae, las personas se asustan y ponen cara de asombro, y el pobre tipo que paga con dinero se siente como una cucaracha, como un pelotudo inconmensurable por detener el orden de las cosas.

Visto de otra manera, debajo de la musiquita estúpida y sonrisas de plástico, lo que el comercial dice es que eres un cagón, que tu falta de compromiso con el producto malogro la diversión para los demás, que no seguir la corriente mayoritaria no hace otra cosa que debilitar y entorpecer las estructuras del “mainstream”; como pueden ver hay un cambio en el mensaje y es un cambio altamente agresivo, que además me parece ridículamente comunista, por el efecto desindividualizador que tiene; bajo esa idea todos deberíamos estar vestidos de plomo, montar bicicleta o tocar la balalaika. Uno compra por miedo al que dirán.

Espero que los consumidores nos demos cuenta que el poder lo tenemos nosotros, ya que su riqueza se basa en nuestro consumo, y que aceptar ese tipo de mensajes es nocivo para todos, por lo que de alguna manera debemos oponernos a este modo de presentar los productos. Por lo menos yo me opongo.

Me desconecto.

Adeu…

PD: He buscado el comercial en Youtube pero no lo encuentro cuando lo haga lo postearé.

¿ES DICIEMBRE?

diciembre 12, 2008

Me hago esa pregunta por que ¿alguien ha notado, al igual que yo, que este es uno de los diciembres menos navideños de los últimos años?, y lo digo por algunos síntomas como por ejemplo que en la tele no empezaron con el bombardeo de comerciales para comprar desde meses antes, tampoco veo miles de decoraciones relativas a las fechas en casi ningún lugar pero mejor aún el bombardeo de villancicos es mínimo.

¿Será que la crisis no está pasando la factura a nosotros también?, esto me lleva a dos situaciones, por un lado yo feliz con la falta de “síndrome navideño”, pero por otro lado preocupado por que eso podría significar problemas para las familias y eso no es algo que quiera que suceda en el país.

Sigo creyendo que la fiesta navideña es una celebración absolutamente prostituida, que perdió su esencia cuando las grandes corporaciones se la apropiaron y la convirtieron en una fecha donde el amor y cariño se mide por la cantidad y precio de los regalos que uno entrega; pero al margen de mi opinión resulta una fecha relevante y ahora también es un indicador de como camina la economía; en ese sentido, prefiero tener dinero para pagarle a la puta que pasar momentos de ajuste; así de crudo.

Que reflexiones raras las de hoy.

Me desconecto.

Adeu…

BOGOTAAAAASUUUUUU!!!!!

diciembre 10, 2008

Hace un par de días regresé de mi primer viaje a Colombia, finalmente tuve la suerte de conocer Bogotá y lo cierto es que no me decepcionó. Bogotá es una ciudad amable, con buena vibra donde la calidez y educación de su gente se une al verdor de sus alrededores, todo bien enmarcado por una arquitectura suave como su hablar.

Resulta mas que agradable tener que transitar por los martirios de un aeropuerto siendo recibido de manera amigable y educada desde el mismo momento de entrar en contacto con un colombiano; en migraciones. Ya desde ese punto, pequeño remedo de infierno, uno puede intuir que tipo de personas y de ciudad está visitando y lo cierto es que uno no queda “tirando cintura”.

Lo único realmente problemático de Bogotá es el tránsito, los atolladeros son infinitos e interminables, hay un gran problema con este tema a pesar de ser una ciudad muy ordenada y donde el transporte público funciona de manera correcta.

Es cierto que estando en un país por trabajo no te permite conectarte con todas las realidades ni las del país ni las de la ciudad, pero uno por lo menos se lleva una imagen sobre lo poco que es capaz de percibir y apuntar mentalmente; en ese sentido, esa primera imagen que guardo de Bogotá es mucho mucho mas que satisfactoria. Aún cuando no pude hacer mucho turismo, si pude hacer algo de “turismo gastronómico”, intentando probar lo que podía, en esa lista cayó lo siguiente: patacón con queso, arepas con hogao, jugo de feijoa (excelente), queso molido antioqueño, salsa de uchuvas (que es aguaymanto) y un arroz de la abuela ingerido en el conocido “Sopas de la Madre, Postres de la Abuela”, no llegué a comer ni bandeja paisa (mi precaria salud viajera me aconsejo con prudencia) ni el ajiaco, será para la próxima; donde si fui a comer fua a un par de restaurantes de comida peruana, el Rafael (si el mismo de Lima) y el Matiz, donde el cocinero es un limeño que radica hace 4 años en Bogotá; la comida es muy buena, sabrosa a nuestro exigente paladar peruano; todo acompañado por sus buenos pisco sours.

El lugar que tiene un párrafo para si mismo es el celebérrimo “Andrés Carne de Res”, situado en las afueras de Bogotá, hacía el norte de la ciudad, este estrafalario lugar es un éxito desde hace 25 años; un éxito construido en base a una diversión permanente, un servicio de primera, un ambiente embriagante y una comida reparadora. Todo funciona y funciona bien. Lo cierto es que la diversión es estupenda y trataré de hacer algunos paralelos, es como un Si Señor o Carlos and Charlie (de hace una década) potenciado un par de veces con un ambiente tipo Delirium (el mejor bar de todos los tiempos en esta gris ciudad), quienes conocieron los lugares se darán una idea; llevándolo a tiempos mas actuales un Embarcadero 41 mucho mas elaborado (no digo Costa Brava por que aún no he ido) pero en esa onda de juerga y diversión; lo cierto es que es muy recomendable.

Regresaré a Bogotá, y lo he de hacer sin mayores aprensiones ni quejas; me falta mucho por descubrir aún en esa ciudad y lo quiero hacer.

Me desconecto.

Adeu…