CAMBIANDO, ABRIENDO, CERRANDO Y DEJANDO

El cambio llega, es irremediable pero también necesario. Hace 14 años decidí vivir solo, y no era el mejor momento de mi vida; muchas cosas pasaban pero ese cambio era necesario, imprescindible diría yo. No me arrepiento para nada, creo que me hizo mejor y me ayudo a encontrar cosas nuevas en mi. Para lograrlo fue necesario que recorriera las calles buscando el lugar perfecto que me acogiera y donde pudiera instalarme; luego de 3 días de búsqueda ansiosa encontré un pequeño departamento en Surco, frente a un parquecito que lo hace bastante tranquilo y con una pequeña y linda vista.

Este departamentito me ha cobijado por 14 años, ha sido mi refugio y escondite, mi lugar de paz. Pero no solamente mío, también sirvió de refugio para algunas personas queridas que por circunstancias particulares tuvieron que pedir “asilo”; este lugarcito los recibió con el mismo cariño que a mi. Igual la mayor parte le he vivido solo.

Hoy, luego de todo este tiempo me toca dejarlo; ya cumplió el ciclo que tenia que cumplir, y valgan verdades, yo también en él; ahora llega otro ciclo, el de propietario, y eso llega ademas con otros cambios que ya serán comentados acá. Solamente diré que la madurez me empieza, tardíamente, a alcanzar.

Parte de la mudanza consiste en revisar lo guardado, en reabrir cajas, cajones y demás donde uno escondío/perdío capítulos de su vida; es un ejercicio de reencuentro con quien uno fue; y no siempre es placentero, agradable o gracioso. Releer algunos cosas nos dan la medida de lo mal que estuvimos en algún momento, de las dificultades, estupideces y tristezas que vivimos; no recuerda las profundidades de nuestros dolores y angustias; nos da, finalmente, la medida de nuestros dramas. También hay de lo otro, las fotos viejas, las letras de apoyo y cariño, los regalos de alguien que en algún momento nos quiso; esta el verte con pelos de loco, despreocupado, con una pinta de piraña insalvable e impresentable.

Hace unos días que vengo realizando este ejercicio; he redescubierto mas de lo que me hubiese gustado y he reído mas de lo que hubiese creído. Mas allá de eso, me ha permitido recordar algunos temas y saber que tengo que pedirle disculpas a algunas personas queridas que fueron heridas por mis actitudes de épocas pasadas; me ha permitido recordar el amor incondicional que algunas personas tienen hacia mi. Me he tomado el tiempo para leer y leer, mirar y apreciar mucho de lo encontrado y para finalmente romper esos papeles y dejar atrás algunas cosas.

Finalmente, reuní el valor de mirar lo escondido y dejarlo atrás. He crecido, no porque he envejecido sino porque he encontrado el perdón para mi mismo y porque algunas heridas, largamente abiertas, han cerrado.

Gracias departamentito, por recibirme y cobijarme todos estos años y por ayudar a curarme; voy a extrañar el calor de tus paredes.

Me desconecto.

Adeu…

4 comentarios to “CAMBIANDO, ABRIENDO, CERRANDO Y DEJANDO”

  1. Mu Says:

    exitos per en la nueva etapa.

  2. lugallegos Says:

    Tqm

  3. mediodiablo Says:

    La pregunta es, qué es lo sabio y justo? Dejar todo ese material atrás con la mudanza y quedarse solamente con lo que cobija nuestra memoria que es tan infiel a veces, o llevarlo todo al nuevo lugar y esperar el día en que nuevamente uno se tope con esas cartas, fotos, notas, ropa, cachivaches…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: