DE PALOMAS Y GUERRAS

Algunos saben que he estado envuelto en una épicas guerra con una paloma invasora, la cual había definido que el pequeño patio que tengo en el depa como su “cagatorium” personal(?).

Durante días encontraba sus generosas deposiciones en cada espacio, inclusive algunos que claramente hablaban de la poca sensación de peligro que dicho animalejo tenía por un humano como yo; bueno, el punto es que hace unos días, finalmente, nos encontramos cara a cara, ella parada en la mitad de camino de la baranda de la escalera caracol que lleva o trae del techo y yo saliendo al patiecito en disputa, durante unos segundos nos miramos directo a los ojos; y la maldita me dio miedo (debo reconocerlo); pero, como debía luchar por la posesión territorial hice lo que es normal(?) en estos casos, solté un fuerte un “shu shu”, esperando que ella saliera espantada, siempre me habían dicho, “no les tengas miedo tu a los animalitos ellos tienen mas miedo”; pues bueno, claramente esta paloma no había escuchado eso por que se quedo parada en el mismo lugar con la mirada de mayor desprecio que he soportado en mi vida.

Ante esto, recurrí a lo primero q se me ocurrió, gritar a voz en cuello mientras movía los brazos en forma de molino y buscaba un polo para hacer mas aterradora mi presencia, y les digo que funcionó por que finalmente la paloma displicentemente se arrancó a volar, no sin antes dejar su opinión respecto a mi performance como guardián.

Honestamente, pensé que luego de ese encuentro la paloma había quedado curada, que sus incursiones habían llegado a su fin y la posesión irrestricta del patiecito quedaba en mi poder; bueno, me equivoqué , pasaron dos días para que vuelva a encontrar la opinión de la paloma regada por todo el piso, ante tal descubrimiento grité “esto es una guerra declarada” perdiendo el temple, y ante lo cual pase a definir mi estrategia defensiva.

No se me ocurrió mejor idea que utilizar una estrategia de la 1ra Guerra Mundial, los dirigibles; así que coloqué estratégicamente varias bolsas infladas en varios lugares de la escalera caracol buscando dos efectos, ruido y ocupar espacio, “ah dije, con esto soy invencible y ella no será capaz de sortear esto” con la estúpida sonrisa de la superioridad evidente de la inteligencia humana; lamentablemente, como a los ingleses, al día siguiente descubrí mis defensas burladas y manchadas en deshonor. Mi desesperación crecía hacia un nivel de violencia inesperado que se estaba abriendo paso por sobre la razón.

Fui mas cuidadoso, volví a colocar mis defensas áreas, de hecho las multipliqué y con esa media seguridad salí de casa a ganarme el pan de cada día. Esa noche pasé invicto, no habían novedades en el frente de batalla y empezaba a recuperar la confianza perdida, empecé a sentirme ganador. Pero no fue sino el viernes previo a la tormenta.

El sábado abrí los ojos con ánimo de triunfo, esperando que cuando saliera a mi patiecito todo estuviera tal como lo dejé por la noche, la confianza rebosaba mi copa. Me levanté y sin mas caminé decidido a la zona en disputa y grande fue mi sorpresa cuando vi que estaba convertido en, lo que puedo describir como, un cagadero de vacas gordas y rebosantes. La ira llenó mi corazón, lamento reconocerlo pero fue así, solo quería destruir a esa rata voladora, a ese mierdero emplumado; creo que por primera vez en mi existencia estaba dispuesto y deseoso de matar. Pero no quedo ahí, cuando estaba en plena catarsis y el grito estaba por estallar en mi garganta siento un aleteo, leve, y entonces presto mas atención para descubrir que dicho aleteo se producía dentro de mi casa, dentro de MI casa!!, así que entre para comprobar si verdad y no una alucinación producto del fastidio y el estrés post traumático.

No lo era, ahí estaba la maldita; altiva, detenida sobre el televisor empotrado a la pared, ahí estaba ella, tranquila y desafiante. Yo miraba, la miraba y no podía creerlo, por unos segundo no supe que hacer pero luego fui inundado por el deseo poderoso de retorcerle el cuello sin misericordia; así que, rápidamente fui por una escoba y una toalla como armas de defensa y ataque contra la invasora sin saber muy bien como debía proceder pero decidido a presentar lucha valiente y directa, como la que da el patrón de la estancia, el señor del feudo.

Y me dispuse a la lucha.

Me acerqué con cautela mientras ella me seguía mirando de lado (sobrada encima la maldita), una mano alzada con la toalla y en la otra el palo de escoba en posición de defensa; la idea era tirarle la toalla encima y capturarla,  usar el palo solo en caso de ataque directo de su parte; paso a paso cerraba la distancia, mientras nos mirábamos sin pestañear, y de la nada BUMMMM un salto hacia adelante con velocidad elefantiásica, la toalla lanzada con torpe precisión sobre su emplumado cuerpo; ella en hábil maniobra defensiva/ofensiva se lanzó hacia mi, yo esquivé sus garras con la agilidad del ninja gordo que soy, al tiempo que levantaba el palo y abanicaba al aire con fuerza contra la esquiva invasora/agresora tratando de asestar un mortal golpe; revoloteamos por unos segundos en la sala/comedor de la casa y de ahí, la pausa. Mi respiración era agitada y corta; ella estaba con algunas plumas desordenadas y ahora en la cocina, lo sabía por el ruido del aleteo aunqueno podía ubicar su posición.

Recuperé el aliento y el valor, así que me dispuse a averiguar su posición; entré con calma y sigiloso, mirando todo como si fuera un apache. Por unos minutos no pude escuchar nada, ni ubicarla, pensé que había huido por la ventana y me relajé; casi de inmediato recordé que esa ventana tiene rejas y es imposible salir, así que mi cuerpo se tensó nuevamente y presté mas atención; algunos ruidos la delataron y la encontré semi-atrapada entre la pared y el horno microondas – esta es mi oportunidad pensé – y nuevamente le lance la toalla que la cubrió pero cuando me acerqué para tomarla ella hizo una llave de lucha libre y logro librarse de mi opresión volando hacia los gabinetes superiores, en su huida logre asestar suaves golpes que no hicieron mayor daño pero si asustaron – y cuando digo asustaron estoy seguro que a ella y convencido que a mi -.

Se refugio en una esquina superior y ahí finalmente pude acorralarla entre la toalla (ahora entiendo a los gladiadores y sus redes de pescar), la pared y unas cajas; durante unos largos segundos luchó y con bastante ánimo debo decir y estuvo por escapar nuevamente, pero esta vez pude mas y ahí estaba inmovilizada; y yo, sintiendo el valor rugir en mis venas, me sentía parte de Band of Brothers, era uno de los 13 de la Isla del Gallo, el gran lugarteniente de Napoleón derrotando a Austria, el macho uber alfa (de mi edificio al menos), todo eso y mas, claro hasta el nuevo aleteo de este enviado del demonio, momento en el cual regrese a mi estado natural y a resolver el problema entre manos (o toallas debería decir), que mierda hacer con el prisionero de guerra. Luego de pensarlo mucho, y como no podía ser de otra forma tome la decisión que debía ser tomada para acabar de manera definitiva del problema; llame al guardián del edificio y le pedí que por favor se hiciera cargo del asuntito con alas, justito como don Corleone hacia con Luca Brasi; “peace of mind” que le dicen.

En menos de un minuto este gran guardián del universo (y ahora de mi patiecito) subió al mueble, removió la toalla, tomo a la paloma entre sus manos, bajo y se despidió; yo con cara de imbécil tratando de esconder la de cobardía, pero bueno como no había ni publico ni cámaras nadie nunca lo sabrá (#lalala?). 

El resultado es un patio extremadamente limpio, sin ataques diarreicos o aleteos perturbadores; pero no puedo negar que todos los días entro al patio esperando encontrar una cagada (literalmente hablando) para iniciar nuevamente la épica defensa de mi propiedad, reverdecer mi marchita gloria y lanzarme a la aventura de ser mejor que una paloma de ventana (o de patio). Hoy debo reconocer que extraño al enemigo.

Nos leemos.

Adeu…

Una respuesta to “DE PALOMAS Y GUERRAS”

  1. varguitass Says:

    Hay cagadas q nos enseñan y hay enseñanzas q son una cagada. Felizmente esta fue de las primeras. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: