EL REY DE LA ESQUINA

Hacía mucho tiempo que no pasaba por esa esquina, tu esquina; en realidad desde que descubrí que doblando antes podía optar por una ruta mas rápida/eficiente hasta mi lugar de trabajo (lo cual es una ironía desde cualquier punto de vista), dejé de visitarte. Si, digo de visitarte por que tu eres dueño de esa esquina, no solamente por que es tu lugar de trabajo sino el sitio en el cual tu eres la ley, el rey; eso me quedo claro luego de verte y verte cada mañana, de observar como de vez en cuando aparecía la competencia inclemente pero al cabo de unos días esa competencia ya no estaba, como tragada por el olvido. Nunca te pregunte que pasó con ellos, creo que no tenía sentido.

Hoy, en vista de la nueva fiebre constructora del inepto alcalde de turno me veo en la necesidad de dejar de lado mi rapidísima/eficientísima ruta para regresar por viejos caminos, para regresar por tu esquina.

Te vislumbre a lo lejos, con tu sombrerito azul y tu trapo en la mano, saludando a tus clientes regulares, una sonrisa y un apretón de manos a través de la ventana, siempre en buena onda, con algunas palabras de tranquilidad saliendo de tu boca, siempre interesado, contando aspectos de tu día a día y comentando lo hechos relevantes de las primeras páginas; me pregunto con cuantos hablarás durante el día, cuantas manos estrecharás y cuantos diálogos por capítulos de 2 minutos llevarás en tu mente.

Tu reino es efímero, como para todos los esquineros durá lo que dura el cambio del rojo por el verde, aunque eso es desde mi óptica; la verdad es que tu reinado dura el tiempo que permaneces revoloteando por tu esquina, dura el tiempo que puedas esquivar la dureza de la vida, dura lo que tu carrera zigzageante te permita y entonces tu reino es real, por que nadie te disputa ese espacio, por que eres amo y señor de la distancia entre el semaforó y el último vehículo que atiendas.

Me reconociste de inmediato, me saludaste con la misma sonrisa que dejé de ver hace unos años, me diste el mismo apretón de manos, me preguntaste por mi vida, piropeaste mi auto nuevo/usado/nuevo, y me contaste que te habías comprado un terrenito allá lejos, por donde yo nunca caminaré; que era un esfuerzo pero que valía la pena por que era algo tuyo, seguiste con tu conversación profunda de 2 minutos y me comentaste que necesitabas ayuda para techarlo por que solamente tenías esteras y el agua se filtraba destruyendo las pocas cosas que ahí tenías, me pediste ayuda, cosa que nunca habías hecho; de alguna manera me dió gusto que lo hicieras, por un momento me hiciste parte de esa nueva vida tuya, esa que ocurre lejos de tu reino, donde eres uno mas de los caminantes en la arena, esa donde tu corona de cemento no importa por que todos son lacayos de la pobreza de manera igualitaria.

La luz cambió, mi tiempo contigo se terminó, por este día, mañana regresaré y haré mi contribución a tu causa, es que acaso hay otra posibilidad, es sencillamente hacer el pago debido a quien a todas luces es el rey de la calle.

Me desconecto.

Adeu…

Etiquetas: ,

13 comentarios to “EL REY DE LA ESQUINA”

  1. dmoOn Says:

    Cada uno es rey en su casa, cada hombre que contruye su hogar de la nada, la ve como el castillo largamente esperado.
    Le deseo lo mejor xD

  2. Alf Says:

    Buena, muy buena.
    Pero el Rey de que esquina es???

  3. Elmo Nofeo Says:

    No soporto a aquellos que se creen dueños de calles, esquinas o estacionamientos, como tampoco soporto a ese mudoquesecreevivoyquehaceloqueseaporserpresidente que se adueño del Parque de la Exposición, le puso un poco de agua y ahora cobra por entrar allí.

  4. Chico Nube Says:

    Ojalá el rey de la esquina pudiera leer esto. Muy bueno.

  5. Ardid Says:

    Cuántos reyes sin corona ni frontera, en cada calle, en cada esquina, de todas las ciudades.

    Saludos.

  6. malchick Says:

    el rey… no tengo trono ni reina, ni nadie que me comprendaaaa, pero sigo siendo el reyyyyyy…

    muy bonito lo que escribiste, y si, tienen razon mas arriba, ojala ese rey leyera esto, quedaria encantado!

  7. Lemon Guy Says:

    Vaya! otro gran personaje de la calle, lo q me hace pensar q nuestra existencia a veces esta muy sobrevalorada no?

  8. Athenea Says:

    Encantada de Volver a leerte, me pasare mas a menudo

  9. Frankie Says:

    Tan ‘amigable’ eres que te haces amigo de la gente de la calle??

    • peregrino Says:

      Frankie: Es la costumbre de pasar y pasar por el mismo lugar siempre, las relaciones van surgiendo con motivo de ella. Date cuenta con quienes conversas tu y verás.

  10. maricarmen Says:

    comparto con los que dicen que si ese rey leyera lo que escribes, sabría que para muchos significa más de lo que imagina.

  11. digler Says:

    un rey coronado con sombrerito azul… al menos ya tiene donde levantar su castillo, aunque igual tenga que ir a vigilar sus dominios

  12. Juan Says:

    La calle. Los blogs andan abandonados últimamente. Saludos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: