EN UN MINUTO

No hace mucho conversando por el msn recibí una noticia que me impacto, un amigo había sufrido un accidente automovilístico que le trajo severas consecuencias de las cuales felizmente se ha de recuperar por completo. Enterado de esto, lo llamé para saludarlo, conversar, ver como estaba y si necesitaba algo.

Me contó el accidente, cosa que no repetiré por que no lo creo necesario y seguimos hablando un buen rato; una de las cosas que me dijo, y que me impactó fue que todo ocurrío en segundos, casi literalmente me comentó “Mi vida pudo cambiar para siempre en menos de un minuto”, y eso se ha quedado conmigo desde ese día.

No es que uno no lo sepa, creo que de alguna manera todos sabemos que la vida es fragil y que no la tenemos comprada ni asegurada, que lo que hoy es calma y felicidad, proyección y futuro, en fracciones de segundo se pueden convertir en sueños truncados, en pesadilla; entonces me pregunto ¿Como vivir con esa incertidumbre?.

Creo que no hay una respuesta única ni general, me parece que cada uno escoge su forma de vida, pero si encuentro algunas cosas comunes; una de ellas es que de alguna manera el cerebro encubre esa incertidumbre por que uno no puede pasarse la vida pensando en eso ya que te anularía cualquier movimiento o avance; junto con eso, durante muchos años uno tiene la certeza irreal de que es indestructible, que nada puede acabar con uno y que todas las cosas desagradables le pasan a los demás y nunca a uno; esto y mas constituyen mecanismos de defensa necesarios para poder sobrevivir sin volvernos locos.

En lo particular, siempre me debato entre ser “políticamente correcto” o el desbarajuste personal; ambas partes de mi libran batallas para decidir el rumbo, momentáneo, que voy a seguir; es que cuando tengo que tomar decisiones trato de proyectar mi vida con cada una de las alternativas y normalmente esas alternativas son extremas o mejor dicho están en puntos extremos entre ellas.

Pienso y digo internamente, hago lo correcto y debido, lo seguro y prudente o me lanzó con todo, tratando de ganarle la mano a la vida, total igual en algún me voy a morir, a lo cual el otro lado responde que no me voy a morir de inmediato y que por lo tanto sería bueno conservar con un poco mas de “cariño” mi propia vida buscando que las consecuencias de mis decisiones no me afecten de manera negativa en el futuro, sea este corto o largo. Les digo que el marcador lo va ganando la prudencia, el decoro, el “stablishment”, pero de vez en cuando soy capaz de lanzarme a fondo abandonando todo cinturón de seguridad sin saber del todo que es lo que viene.

En el fondo creo que la vida consiste en mantener un equilibrio sano, en vivir de manera consciente, con los ojos abiertos, tomando decisiones voluntarias, sabiendo o midiendo deseos vs. consecuencias; ello, nos permite vivir sin arrepentimientos, con una cierta seguridad que ni la certeza de que las cosas puedan cambiar en un minuto, o menos, nos puede quitar.

Me desconecto.

Adeu…

Anuncios

15 comentarios to “EN UN MINUTO”

  1. Darling Says:

    Somos requetefrágiles y sin embargo la mayor parte del tiempo nos sentimos seguros. ¿Cómo tomar esto? Pues tratando de disfrutar lo más posible la vida, riendo más, amando más, viajando más o whatever te haga feliz.

    Y a tu amigo: ojalá se recupere al 100% lo más pronto posible. Se le extraña. Mucho.

  2. digler Says:

    uno nunca sabe en que momento la vida puede cambiar o acabarse. supongo que esa inseguridad nos debería enseñar a valorar cada segundo de nuestra vida

  3. Petisita Says:

    La verdad que si, en un minuto te puede cambiar la vida. Y por lo que dices en el ultimo parrafo me confirmas lo que te dije en tu post anterior.

  4. Imberbe_Muchacho Says:

    asi pasa a veces la vida puede cambiar en menos de un minuto. en menos de ese tiempo y tu vida da un giro de 180 grados, pero bueno asi son las cosas… no vivamos sin emrbago en el desconcierto que esto nos puede originar, sino en la alegria de tomar dia a dia las decisiones que nos hacen felices
    Un abrazo

  5. Cys Says:

    Simplemente hay riesgos aceptados y otros que no. Por ejemplo, no tenemos miedo de viajar en carro porque suponemos que no nos va a pasar nada. Otros riesgos como los deportes de aventura son menos aceptados. En las tareas cotidianas no hay aversión al riesgo.

  6. mu Says:

    que feo, no?

    Pero no nos queda otra que mirar adelante.

  7. Athenea Says:

    La verdad es que el equilibrio es la base de todo.

  8. RacuRock Says:

    yo nunca me debato.

  9. Apollonia Says:

    Tirarse al abismo…
    Lo único que desearía en este mundo es, unos minutos antes del final, poder pensar: bueno, he disfrutado y he conocido la felicidad.
    Prefiero despertarme cada día sintiendome inmortal…
    saludos y besos.

  10. Morochia Says:

    Ya sabes lo que pienso (je)
    Igualmente, para no perder la costumbre de comentar en cada post, te mando un abrazo!
    Besos.

  11. schatz67 Says:

    Tu ultimo párrafo resume de alguna manera el estado de gracia que implica el haber vivido suficientes experiencias como para poder disfrutar del equilibrio.A este estado no se puede llegar si es que no haz disfrutado precisamente de tus momentos de inmortalidad en los que nada te importa,comenzando por el pensar que siempre serás inmortal.

    Por eso hay que vivir a mil en el momento indicado.Porque despues será demasiado tarde y no nos atreveremos a nada.

    Un abrazo

    Schatz

  12. n*i*ñ*a*g*o*y*a Says:

    he sido arriesgada antes y aun hoy lo soy, aunque mas mesurada, al igual que tu “trato” de hacer lo correcto, pero no siempre, si no termino explotando y sintiendo que no vivo.

  13. alfredo Says:

    que jodido es chocarse con la realidad

    pero que espectacular es saber que tenemos gente alrededor que se preocupa por nosotros

    que viva la vida mientras dure

    porque la vida tambien se acaba

  14. Galileus Says:

    Mi padre solía decir: “lo que no sucede en mil años, puede suceder en un minuto”. No creo que mi padre se haya referido a la teoría del origen del universo (big-bang), sino que lo tú dices. Es el principio de la incertidumbre. Pero también es el principio de la esperanza y el de saber esperar y aprovechar las oportunidades cuando éstas aparecen, a veces, de manera tan repentina.

  15. Dragón del 96 Says:

    Conozco personas que alguna vez se enfrentaron a la muerte y desde entonces viven la vida de otra forma, mas rapido, mas divertido tal vez, con un desbalance que ni tu yo deseariamos. No estoy seguro que esa sea la formula d ela vida, pero supongo que yo haría lo mismo si supiera que voy morir. Y sabiendo que voy hacerlo, quieor intentarlo y no arrepentirme segudo antes. Donde queda mi equilibrio?

    Slaudos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: