LA PRIMERA

Conversando esta noche con unos amigos empezamos a recordar muchas cosas, de la vida de cada uno, entre ellas, la primera bomba, y eso me dió material para escribir esto, la verdad tenía ese capítulo medio olvidado pero este es un buen momento para recordar, claro aquello que recuerdo.

Como alguna vez dije, mi niñez, adolescencia y parte de mi adultez transcurrió en un barrio donde el viento se une con el mar, donde el horizonte lejano se veía desde la ventana, donde la neblina era una visita indeseada si no tenías el cuidado necesario; en aquellos momentos esas calles eran tranquilas, uno podía salir y jugar partidito en la esquina por que casi no pasaban autos, los descubrimientos se hacían entre amigos, los veranos eran largos, serenos y divertidos, los inviernos eran húmedos, grises y acompañados, era lo que se llamaba un barrio.

Pero al relato, en algún momento hubo una fiesta en casa de uno de los amigos del barrio o quizás cumpleaños del padre; su casa quedaba mas cerca del horizonte, de manera transversal al mismo, cerca a una pequeña cuesta; y como resulta evidente, la patota del barrio fue invitada a compartir la celebración, yo era parte de la patota; todo bien, comenzamos comiendo lo que estaba en la mesa, sanguchitos y piqueítos, hasta una fiesta “zanahoria” para los mocosos; pero en algún momento algo cambió, pase por la cocina de la casa y uno de los tios inocentemente me dio a probar un pisco sour, y evidentemente ante tal invitación acepté gustoso, no era el primero que probaba pero si era el primero fuera de la supervisión paterna, me lo empujé literalmente de un par de sorbos y valiente fui por el segundo, el mismo que me fue concedido, lo apuré sin medir consecuencia; envalentonado fui por el tercero y de ahí por un cuarto y hasta donde recuerdo un quinto; en ese momento, las cosas perdieron su corporeídad, la distancia su distancia y el equilibrio se volvío precario.

Me imagino que mis risas eran fáciles y tontas, y que me encontraba descompuesto, que mi lengua no respondía a mis deseos de hablar con cierta modulación; de hecho recuerdo, que estaba eufórico y que sin saber por que el piso dejó de tener consistencia cierta y las paredes se volvieron ondas de mar verticales, todo absolutamente confabulaba contra mi equilibrio; lo que también confabuló contra mi fue que mientras me encontraba disfrutando todos estos “beneficios” recién encontrados me olvide la hora, es decir, siendo un chiquillo de unos 12 años tenía hora de llegada a la casa la cual, que luego me enteré, excedí largamente, ante esta falta de retorno al lar paternal justamente el “pater familis” se acercó a buscarme con cara de pocos amigos, la que evidentemente no reconocí como mueca de enojo o fastidio, por que “mi felicidad era mas grande que mis problemas”, futuros.

Fuí casi alzado en peso por la mirada paterna, retirado de mi lugar de diversión por esa misma mirada y de la nada me encontraba caminando de regreso hacia mi casa; yo me recuerdo feliz y dicharachero, alegre y saltimbanqui, me recuerdo torpe y zigzageante, me recuerdo estúpidamente feliz; lo que no termino de recordar es él ánimo de mi padre caminando y creo que mejor para mi. Llegamos a casa rápidamente y en ese momento lo único que quería era dormir y evitar los movimientos ondulantes del mundo, mi padre se apiadó momentáneamente de mi y me dejó encontrar reposo entre mis sábanas tranquilizando previamente a mi madre que se encontraba indignada por la borrachera de su hijo.

Recuerdo el abrazo cálido de mi cama y no recuerdo mas; hasta el día siguiente, en que el estómago me daba vueltas casi como si tuviera vida propia y la cara de pocos amigos de mis padres cuando los ví a media mañana; no lo hago mas largo, pero evidentemente hubo el castigo debido y merecido, en el fondo nada muy grave, creo que a mi pater le daba una risa inversamente proporcional a la preocupación de mi madre.

A mi no me quedaron ganas de tomar por un buen tiempo, que no fue mucho hasta donde recuerdo, y descubrí, para mi mal, una virtud nueva… no me dan resacas, y eso abrió todo un mundo nuevo ante mi.

Me desconecto

Adeu…

17 comentarios to “LA PRIMERA”

  1. Marea Says:

    Inolvidable, pobrecito qué terrible intoxicada. Yo no recuerdo mi primera bomba la verdad.

  2. malchick Says:

    que suerte tienes! no tener resaca!!! ya quisiera yo… yo he tenido infinidad de bombas que pa’ que te cuento… pero generalmente no me gusta cuando pierdo la memoria, cuando parte de los recuerdos del momento se me borran. Y entre tragos mis favoritismos cambiaron, antes detestaba la cerveza y adoraba el ron… ahora es al revés. Todo cambia.

  3. Juan Says:

    Si, todo cambia, un tiempo tampoco me daba resaca, ahora las tengo de nuevo, chesss. Saludos Pere.

  4. El Chepis Says:

    Hey degenerao! A los 12 años??? Yo empecé a los 15 creo, pero sí hice que mi hermano le entre a los 13, porque “es mejor si te cuido yo, que te pegues una bomba con gente desconocida”. Jajaja. (no sé si eso me hace más degenerado que tú!)

    Ni hablar… “donde la neblina era una visita indeseada si no tenías el cuidado necesario”
    Jajajajaja! Qué gracioso estás!!!

    (ya pe, digamos nomá).

  5. Morochia Says:

    Yo sí recuerdo mi primera borrachera, pero no es aconsejable contarlo. (tengo una imagen que mantener, je) Lo que sí puedo comentar es que fué a los 18, y mis amigas también cayeron en la seducción del alcohol.
    Es cierto que los gustos cambian… antes la cerveza no me gustaba y ahora sí. Lo que no cambiará, puedo asegurarlo, es el Fernet con Coca.
    ¡Que suerte la tuya que no tienes resaca!
    BRINDEMOS PUES!! (cuack!!) 😉
    Un abrazo!

  6. Petisita Says:

    12 años! creo que esa edad tenia yo cuando en una fiesta de adultos yo tome un shot de whiskey para probar porque era tan preciado por los viejos. tome el shot y despues del fuego que me quemo los intestinos no recuerdo nada, me cai 😀

  7. Truly Says:

    Mi primera borrachera fue cuando tenia 13 anhos en Santiago de Chuco con mi familia… Escribi un post acerca de eso pero ahora me da pereza buscar el link jijijiji…

    MUA!

  8. alfredo Says:

    sinceramente que buen post

    jajaja

    (nadie habla asi con el sinceramente por delante pues peregrinazao que te pasa)

    como demonios no te van a dar resacas despues de tomar… creo que tengo que considerar mejor eso del dos mas dos

    sinceramente

  9. Imberbe_Muchacho Says:

    mi primera wasca wasca creo que fue a los 15 años y chupamos en un parque un trago que supuestamente era la mezcla del ron con coca cola pero era mas barato que la coca cola…. el precursor del “Punto G” me imagino….

  10. Athenea Says:

    Siempre hay una primera vez para todo, incluida las borracheras.

    Abrazos

  11. mu Says:

    tsss… ese comment que cliché.

    (sorry, no me lo pude aguantar, no soy de malear comentarios) (la más mentirosa)

    Y pes, la mía fue a los 15. La recuerdo con una sonrisa.

  12. digler Says:

    jaja la primera borrachera es memorable. en especial cuando te descubren en casa

  13. carlitos Says:

    MI primera borrachera fue a los 15 si mal no recuerdo, yo soy un chico de su casa.

    Ademas perdi mis llaves… eso si

  14. niñagoya Says:

    mmm no recuerdo mi primera borrachera, solo se que nunca me gusto ese estado, hasta hoy, tomo hasta cierto limite(hasta volverme amena y graciosa) de ahi ya nada, solo agua..jeje…y que suerte la tuya de no tener resaca, a pesar de tomar poquisimo, al dia siguiente yo siempre amanezco mal :S
    la mas piña!

    saluditos!

  15. Pau Says:

    Memorable. La primera borrachera se hace de un espacio en el cajon de los recuerdos que es nuestra memoria y nos hace rememorar con tanta ilusion.
    Tu anecdota es super divertida y reconozco cosas como mas de uno, no se pero… ¿porque siempre los viejos se emocionan en vez de castigarnos cuando uno se emborracha por primera vez? De que es memorable, lo es. Pero para nosotros los involucrados, aun no tengo esa perspectiva adulta y creo que nunca la tendre, quizas me equivoque.

    Ahh… y que envidia que te den resacas. Yo brindaria por eso.

    Saludos

    Pau
    Salud!!

  16. Dragón del 96 Says:

    Uy… la mia habra sido cuando tuve 17. Nunca fui de tener muchos amigos.

    Igual, ves que haciendo esfuerzo uno recuerda muchas de sus primeras veces?

    Slaudos.

  17. serendipity Says:

    Primera borrachera con Pisco Sour??? que suerte la tuya de no sufrir de resacas porque me imagino que eso debe ser inevitable.

    Mi primera borrachera fue a los 17, por mezclar cerveza con tequila…ya te imaginaras como estuve al dia suguiente!!!

    Besos,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: