UNA GUITARRA Y YO

Podría hacer de este post otro de los oscurisimos y hablar de mi negada aptitud para tocar instrumentos musicales, de la frustración por no tener la gracia musical entre mis gracias, y seguramente lo hubiese escrito en ese tenor de no ser por una conversación que sostuve en la tarde de ayer con una amiga. Luego de matener unos minutos de intercambio y de que ella se riera libre y sonoramente de mi carencia de dones musicales, me di cuenta que al final es en realidad gracioso.

He intentado, les juro que lo he hecho, durante toda mi vida en momentos diferentes, he tomado la decisión (que no es lo mismo que la determinación) de tomar la guitarra, poner mis torpes dedos sobre ella y, bajo la atenta mirada de un sufrido profesor, buscar sacarle algún sonido que de algún modo califique como música. Pero nada mas lejano de la musicalidad, bueno de la creación musical, ya que en lo personal la música me encanta y la disfruto todo el día y en casi todos los géneros (a pesar de mis declaraciones, aguardientosas y juramentadas, de que solamente escucho Doble 9; esto lo juro y perjuro, no se como me aprendo las letras de lo demás).

Ahora, ustedes dirán, seguro pues este de niño no fue a un psicologo y no descubrieron su falta de motricidad fina, lo cual es absolutamente cierto, pero no señores, ese no es mi mayor problema, es decir, soy capaz de aprenderme las notas y hacerlas bien, mi problema es entéramente rítmico, carezco de ritmo (para la guitarra aclaro); mi mano derecha sencillamente no responde a las bases rítmicas, no hay 1,2,3 que valga, no hay que un cuarto un octavo, no hay que negra o blancas, corcheas o semi corcheas, sencillamente mi cerebro no capta y mi mano interpreta lo que le da la gana, como si fuera completamente independiente; y he intentado trucos, el metrónomo, la zapateadita en el suelo, las palmaditas del profesor, y finalmente el de las flechas, si el de las flechas; en que consiste se preguntarán ustedes, pues acá la explicación, las flechas para arriba y para abajo indicaban el movimiento de mi mano derecha, ejemplo, dos flechas para arriba, la mano derecha subia dos veces tocando las cuerdas, captan?, eso se debía complementar con el zapateo para intentar mantener algo de ritmo; esas dos actividades juntas me llevaban al desastre.

Claro ese sistema es la negación absoluta al virtuosismo, al angel flamenco, al jamming, a la improvisación y en general a cualquier opción de creatividad musical, es decir, me convertí en el asesino involuntario de cualquier manifestación de libre musicalidad, y eso no puede ser así que opté por lo aprendido en casa, el retiro honroso (semi en este caso, un par de estragos logré hacer).

He de vivir mi vida como un eterno oyente, como un incapacitado musical, como un tullido creativo; pero aún así, no contando con la virtud, me comprometo a disfrutar de cada nota de música por que ella canaliza de mil formas mis estados de ánimo, ella lava mi cara sucia y acaricia mi piel cansada, arrancá sonrisas insospechadas, provoca arranques de pasión incontrolables, calma mis excesos, se convierte en musa y amante, y no hay nada mejor que dejarse llevar por quien entona susurrante una suave canción solamente para uno.

Me desconecto.

Adeu…

Anuncios

17 comentarios to “UNA GUITARRA Y YO”

  1. digler Says:

    ni modo mano, al menos diste lo mejor en cada intento. piensa que disfrutar de la musica es de por si un privilegio

    no probaste con otro instrumento?

  2. "Marjorie" Says:

    Extraño nuestras conversaciones de los lunes en la mañana, profundamente intrascendentes, tontas y sin ningún asunto en especial, solo hablar, escuchar, eso extraño…

  3. peregrino Says:

    “Marjorie”, no solamente tu extrañas, tu sabes que es mutuo, pero ahora en tu nueva vida has de encontrar otras conversaciones, otros lunes en la mañana, otras pequeñas intrascendencias pero mejor aún otras trascendencias.

    Es otro sol el que te ilumina ahora y sin embargo sigue siendo el mismo, entonces compartimos la distancia que nos separa y nos une por igual, entonces la distancia es nuestra y por ello no existe, entonces vives en mis mañanas intrascendentes de lunes y tu recuerdo renovado cada lunes me alcanza hasta el siguiente.

    Un beso, para ti y la familia.

    Nos leemos.

  4. Dragón del 96 Says:

    Algun instrumento de percusion hubiera ayudado con el ritmo. O alguno de viento.

    Como dijo Alfredo alguna vez, sino puedes ser un buen vino, se un excelente Vinagre. O algo así. Got the idea?

    Slaudos.

  5. Zaloberg Says:

    “solo escucho Doble 9″…..esa frase es de tus mas grandes alucinaciones!! jaja

  6. Jano Says:

    Hay muchas formas de convivir con una guitarra. Yo al principio, cuando mis dedos eran muy chicos, pensé no podría tocar. de ahí aprendí pero por un momento pensé que entonces podría ser crítico de música. Algo así como comentarista deportivo.

    O por lo menos, me gustó eso de ser el eterno oyente, porque total es quien al final la disfruta tanto o más de quien lo ejecuta.

    Que viva la música y todas sus formas de vivirla.

  7. alfredo Says:

    yo soy igual con la guitarra, aunque mas tiempo le dedique al charango

    jajaja el charango… el instrumento mas enano de cuerdas para alfredo el alto

    bien gracioso era verme tocar charango

    en fin

    -0-

    Que no se te ocurra sugerir que muela el cafe el dia anterior, porque es como destapar el vino una noche antes. No exagero.

    Cuando mi pierna vibraba si llegue a decir que cosa era, era la billetera que rozaba con el panel divisor del medio del carro.

    Seguro andabas leyendo apurado.

    Oe

    en serio

    ahora si en serio

    no vayas a chileeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

    no vaaaaaaaaayas

  8. eldoctorhache Says:

    En todas las artes, somos muchos más las que las disfrutamos que los que crean. Que luego saber tocar un instrumento, o sencillamente solfeo, por no hablar de otras disciplinas musicales, te ayude a valorar más y a apreciar con mayor hondura la música (o lo correspondiente con la pintura y las demás artes), ¿quién lo negará? Pero no debe acomplejarnos -creo yo- el hecho de ser, en la mayoría o en todas las disciplinas, buenos lectores, oyentes, espectadores, etc… ¡No es poco!

  9. Enakam Says:

    De adolescente aprendí a tocar varios instrumentos, ahora sólo tengo una guitarra colgada en la pared!

    No creo haber sido un buen interprete, pero al menos era divertido!

    Saludos!

  10. Truly Says:

    Yo tengo una guitarra
    pero no se tocarla 😦

    quiero aprenderrrrrrrrrrr!!!!

    Oye nos estamos leyendo 🙂
    pase de volada porque tengo que salir
    pero amenazo con volver

    Beshito!

    MUa!

  11. Morochia Says:

    En mi caso es lo mismo, pero con otro instrumento… mi voz. Si visitás la página oficial de la OMS, verás que en las últimas estadísticas realizadas en Argentina (puntualmente Buenos Aires), aumentó la frecuencia de patologías auditivas. Puedo, sin lugar a dudas, asegurar mi colaboración en la aparición de las misma.

    Seguimos en contacto,
    Saludos!

  12. luis_s4nchez Says:

    algo similar me sucede a mi… mi viejo es un experto en la guitarra y yo un don nadie. quise, pero no le puse suficiente tiempo.

    lo de las palamaditas del profesor suena RECONTRA maleado, dejame decirte.

  13. Ursula Says:

    Mi papá y mis hermanos tocan las guitarra perfectamente, mi hermano inclusive hasta tuvo un grupo musical. Yo lo vengo intentando desde hace 15 años, he estado en clases y todo pero nunca he logrado tocar con facilidad como ellos. Supongo que algunas personas nacen con ciertos dones y otras no.

    Saludos

  14. kelly Says:

    Que gracioso post, al menos te atreves a tratar de hacer musica, peor para una que considera que la musica lo es todo…no canto, no toco ningun instrumento…porq? esa seria una gran pregunta…que solo tiene una respuesta…no lo se :s ……bueno el lado positivo de esto es que al menos se bailar y creo hacerlo bien. 😉

  15. el_mirón Says:

    A lo largo de veinte años he intentado enseñarme tocar la guitarra y a lo largo de los mismísimos años la guitarra ha intentado enseñarme la humildad. La lucha es lo importante.

  16. schatz67 Says:

    Peregrino,

    Unos nacen con estrella y otros nacen estrellados.

    Creo que la verdadera esencia de una desgracia radica en ser un negado para apreciar la música.Eso sí debe ser terrible aunque felizmente no es tu caso.

    Un abrazo

    Schatz

  17. denar Says:

    en realidad el tamaño de los dedos es de mucha ventaja , pero con tal si hases un puente en una nota y lo haces bien y le pones muchas ganas puedes llegar a ser un gran guitarrista hasta uno de los mejores todo se puede lograr con practica´´LA PRACTICA HACE AL MAESTRO´´.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: