YO, EL LEGIONARIO

Ultimamente por esas cosas del destino una conversación se ha dado de manera repetitiva; las películas de cine, en especial sobre los géneros de mi preferencia y para mi sorpresa descubrí, a punta de repetir la conversación de marras, que me gustan las películas épicas; si, esas con héroes, con caballos, espadas, rifles, con armaduras además de valores éticos, con palabras como honor, compromiso, valor, integridad y amistad en cada diálogo y momento de acción.

Una vez descubierto esto me puse a pensar en que momento me empezaron a gustar, y luego de mucho escarbar entre los recuerdos almacenados en mi cerebro encontré que cuando era niño los domingos pasaban algo como “Noches de Cine con Café Don Lucho” o muy parecido y ahí pasaban películas de legionarios.

Si, de esos soldados anónimos, donde la mayoría venían huyendo de algo, con pasados confusos, con amores por enterrar, con ganas de perderse en un punto desconocido de la geografía desértica africana, de enterrarse en vida; pero que al final descubrian su propio valor y se transformanban en una unidad, donde la amistad era el valor superior.

Yo era un niño que veía estas películas tirado en la cama de sus padres, emocionado con las historias, identificado con ellas, con ganas de ser parte; con el convencimiento interior de que compartía algunas soledades, lejanías, características y valores con cada uno de ellos.

Siempre quise ser un legionario; hoy he descubierto que soy un legionario, que camina con paso tambaleante por este desierto de asfalto en donde vivo, que muere de sed en cada caricia seca que le es otorgada, que huye de sus propios miedos, que busca enterrarse entre las sombras de la noche para intentar emerger restituído y valiente, para demostrarme que puedo seguir en la lucha de cada día, que a pesar de todo aún creo, que todavía hay posibilidad de ser y estar.

Soy entonces eso y mas, soy entonces eso y menos; pero soy y estoy.

Me desconecto.

Adeu…

19 comentarios to “YO, EL LEGIONARIO”

  1. alfredo Says:

    ser y estar es suficiente

  2. Absynthe Says:

    Ahh la legión extranjera.

    Para mí siempre ha representado una de las maneras de desaparecer de pronto y empezar de nuevo. En un punto sé que podias enlistarte cambiando de nombre y país, es decir, tomar una nueva identidad, si así lo deseabas.

    Así que te convertirías en le pèlerin.

    Pero ¿te harás las 4 barras que piden como mínimo para enrolarte?

  3. El Chepis Says:

    Ya te cambié la linkeadera desde mi blog. Suerte en WP!

  4. El perro andaluz Says:

    De algún modo, somos guerreros descalzos, luchando para ver el sol de mañana.
    Saludos.

  5. Juan Says:

    Recuerdo haber leído un comic sobre legionarios en mi chiquititud tmb, me gusto mucho, pero era una parte de varias y siempre me quedé con la intriga de como terminaba. Eso sí, ten cuidado con la enfermedad del legionario.

  6. Alquimista Says:

    Yo en cambio veía COMBATE! con Vic Morrow y en esa época quería ser Caje o Kirby. Me sigue -y seguirá- gustando la Segunda Guerra Mundial y sus historias.

  7. Athenea Says:

    Lo que si te creo que lo eres, te muestras tal y como eres con todos aquellos valores que admiras en cada uno de tus versos,,,

  8. laura zaferson Says:

    don lucho?? esa no es el que vende picarones??

  9. Jano Says:

    Ser sin estar tiene el mismo sentido que estar sin ser. Ninguno. Y no es jugar con las palabras, sino algo como decir que cuando uno está presente en una habitacíon sin hacerse notar, no es nadie. Como decir que cuando uno está frente a la vida sin sentir nada, no está viviendo. Como decir que cuando uno cree que sólo puede soñar dormido, nunca ha soñado.

  10. digler Says:

    supongo que en algun momento todos soñamos con actos heroicos… creo que ese sueño se cumple cuando eres padre y tus hijos te ven como un heroe

  11. schatz67 Says:

    A mi me gustaban las películas de gladiadores y todas las de la 2da guerra mundial. Demás esta decirte que cuando visité los escenarios en donde se desarrolló esta ultima sufrí un “orgasmo histórico”. Aunque creo que esta calificación se debería usar para otro tipo de eventos no????

    Un abrazo

    Schatz

  12. Marea Says:

    Una guerrera…del espíritu. Saludos.

  13. Yola Says:

    Creo que de alguna manera todos somos guerreros… a veces el dia a dia se convierte en una batalla sin fin…
    Hiciste el servicio militar?
    Saluditos 🙂

  14. IxcheL Says:

    Comparto contigo ese gusto por ese tipo de películas y siendo sincera a veces me veo en ellas jeje, bueno, soñar no cuesta jeje.

    Un beso.

  15. Azrael Says:

    De alguna u otra forma, siempre queremos ser héroes.

  16. Cris Says:

    Me gustan las heroicidades pequeñas, las cotidianas, son las que admiro y las que persigo. Las que no necesitan grandes gestos ni grandes gestas pero dejan igual enormes huellas, en uno mismo y en los demás 😉
    Me encantó tu cambio!
    Un abrazo.

  17. Dragon del 96 Says:

    Vamos por la linea, pero a hacerla de heroe, ahora prefiero ser el antiheroe, es mas rico en composicion y divertido de ser creado.

    Soy demasiado bueno para ello.

    Slaudos.

  18. maki Says:

    yo como tantos solo quise huir de el recuerdo de un amor imposible a mi temprana edad de 17 años y si me aliste de alli me traje muchos recucuerdos y vivencias,tambien el orgullo de haber sido un caballero legionario pero esos valores que te meten alli te puedo asegurar que en la vida civil te obligan a cambiarlos y hacer de ti uno mas aunque por dentro siempre sueñes con que este mundo puede cambiar y no ser tan egoista y malo sinceramente preferia cuando estaba alli por duro que fuera siempre estaba la amistad el culto al valor y el espiritu de ayudar a todo el mundo tambien a mirar a la muerte siempre cara a cara y a amarla como si de una bella dama se tratara de ahi lo de el novio de la muerte un abrazo

  19. Horba Says:

    No he sido legionario, pero he convivido con ellos en Melilla. porque estuve agregado a una bandera.
    El legionario es un caballero en toda regla, tambien era en la vida anterior un ser marginado, por alguna herida de zarpa defiera. Conoci a cabos de patillas y barbas patibularias, pero con el trato eran compañeros de verdad, dispuestos a morir por su patria, su bandera y un compañero. Esto era en el año 1960, tenian historias que ponian los pelos de puntas, pero que se podia confiar en ellos. Eran otros tiempos, eran otros legionarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: